Tecnología


El 'filtrado' de contenidos y la reforma del 'copyright' en el Parlamento Europeo afectará de lleno al internauta ()
EFE / AMAYA QUINCOCES RIESCO El Parlamento Europeo aprueba la reforma para que las plataformas filtren aquellos contenidos que vulneren los derechos de autor y paguen a sus autores. Esto puede afectar desde el uso de memes o vídeos hasta al modelo de compañías como Facebook, Google o Twitter. A pesar de que sería necesario un algoritmo muy complejo e inteligente, al trabajar con datos sería muy complicado que no fuera imperfecto. Copyright La Comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo (PE) ha dado este miércoles luz verde -14 votos a favor, 9 en contra y 2 abstenciones- a la reforma del copyright europeo que quiere asegurar que las plataformas de internet paguen de forma justa a los que contribuyen con su propio contenido del mismo modo que ocurre en las publicaciones físicas. Para ello han respaldado la posibilidad de que las grandes compañías filtren todo el contenido que los creadores suben a su espacio, una solución que no ha gustado ni a algunos grupos minoritarios del PE, ni a las tecnológicas, ni a la organización europea de consumidores (BEUC). Se trata de un paso más en el camino legislativo -todavía resta el voto en pleno y la aprobación final de países comunitarios- de la reforma de la directiva de derechos de autor en la UE, cuyo último texto data de 2001, antes de que internet cambiara completamente el paradigma. Los internautas pueden acabar siendo los principales afectados por este filtrado automático de contenidos que propone la directiva. De salir adelante, según los expertos en propiedad intelectual, impediría a los usuarios publicar música o imágenes si las plataformas no pagan derechos de autor por ello. Esto implica que las plataformas afectadas podrían ir desde Twitter, hasta Google, Facebook, YouTube, Flickr, e incluso WhatsApp, aunque tampoco se descarta que se vean involucrados con la nueva normativa otros sitios web mucho más pequeños, como la página de una escuela, de un centro deportivo o incluso el blog de un aficionado al arte. El 'copyright' digital La nueva directiva europea de derechos de autor incluye además un artículo 11 que recuerda en cierto modo a la tasa Google que aprobó España en 2014, en el sentido de que busca que los agregadores de noticias en internet (Google, Facebook, Menéame) y las páginas web con vínculos a publicaciones en abierto de medios de comunicación paguen por enlazar a dichos contenidos. Los eurodiputados se suman en su propuesta a la preocupación de las pequeñas compañías y autores cuyos contenidos se agregan a grandes plataformas sin recibir una remuneración adecuada por ello. Y no sólo eso, también quieren poner un límite a las ocasiones que una plataforma puede reproducir un mismo contenido sin remunerar proporcionalmente al responsable del mismo. Las nuevas normas también obligarán a las plataformas a incluir en su sistema herramientas de control de derechos de autor, de forma que estos puedan denunciar fácilmente cuando no se cumplen sus derechos. Sin embargo, se eximiría a plataformas de internet enciclopédicas y sin afán de lucro, como Wikipedia. Para asegurar ese control de protección de los derechos de autor, las grandes plataformas como Google y Facebook deberán escrutar de forma sistemática el contenido que suben los usuarios, una medida que no beneficiará "ni a consumidores ni a creadores", según ha opinado tras el voto la directora de BEUC, Monique Goyens, en un comunicado. "La justa remuneración para los autores es importante, pero los consumidores no deberían pagar el pato", ha afirmado Goyens. Sin embargo, y paradójicamente, la solución tampoco es del gusto de las empresas tecnológicas, que tendrán que asumir el coste de las cargas tecnológicas para escrutar todo el contenido antes de su publicación. Complejos algoritmos inteligentes... El filtrado de contenidos que exigirá la nueva normativa europea a las plataformas tecnológicas se hará, en principio, mediante programas informáticos con algoritmos inteligentes que permiten comparar contenidos subidos por sus usuarios con los de los titulares de propiedad intelectual. Para que estos sistemas de cribado de información sean eficaces y funcionen correctamente se necesitan "inversiones fuertes, además de desarrollos informáticos complejos", advierte la catedrática de propiedad intelectual de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), Raquel Xalabarder. Este tipo de software deberá analizar el contenido que le den previamente los productores de fonogramas, de películas, etc., y determinará mediante comparación qué información subida por los usuarios a las plataformas está sujeta o no a derechos de autor. Sólo las grandes plataformas tipo Google o Facebook serán capaces tecnológicamente de hacer esos filtrados automáticos, lo que podría afectar a la competencia de mercado, explica la catedrática Xalabarder. Un problema añadido es que a estas plataformas se les asignará un papel que supuestamente no les correspondería, como es valorar cada contenido colgado en internet por sus usuarios para determinar uno a uno cuál sería supuestamente infractor o no o cuál está amparado por algún límite legal (como la parodia, la cita o los fines docentes). ... pero una tecnología imperfecta Se avisa, además, de que el cribado de contenidos mediante sistemas informáticos puede dar problemas, dado que la tecnología existente no sólo es cara, sino imperfecta. "Necesita mucha inversión y es fácil de engañar", explica Xalabarder, y expone que, si se cambia ligeramente el color de una producción, por ejemplo, la graduación de una tonalidad, la máquina de filtrado puede dejar de detectar el contenido exacto. Desde el punto de vista económico, la exigencia de un filtrado de contenidos exigirá pagar "un peaje" añadido a las plataformas que normalmente ofrecen gratis sus servicios a cambio del uso de datos de los usuarios o publicidad, y que podrían verse obligadas a modificar sus modelos de negocio. En un documento recientemente publicado por la Asociación de Internautas se desgranan ejemplos concretos de los posibles efectos de esta directiva europea de derechos de autor sobre el cibernauta. Se advierte de que éste no podrá ver publicados sus memes o parodias pictóricas en internet sobre cuestiones cotidianas si algún filtro de contenidos detecta una imagen o marca protegida o que ocurrirá lo mismo con remezclas musicales o el aficionado que quiera mostrar sus progresos en internet aprendiendo a tocar la guitarra: no se podrá compartir en redes sociales si alguna de las producciones incluidas está protegida por derechos de autor.
>> Leer más

Google lanza en español su programa para enseñar a los niños a usar bien internet ()
EFE La campaña 'Sé genial en internet' ayuda a los niños a que se desenvuelvan de manera segura en la red. Google quiere fomentar que se comporten de manera amable y educada en internet. 'Sé genial en internet' Google ha presentado "Sé genial en internet", la versión en español de su programa "Be internet awesome" para educar y ayudar a los niños a que se desenvuelvan de manera segura en la red. Garantizar la privacidad de los más pequeños, que no caigan en timos o información falsa en la red, que comprendan los riesgos en las redes sociales, y fomentar que se comporten de manera amable y educada en internet son algunos de los pilares principales de este programa infantil del gigante tecnológico. Google celebró este martes un evento en la escuela South Gate de Los Ángeles (Estados Unidos), situada en una zona con una gran mayoría de población latina, en el que cerca de un centenar de niños conocieron de primera mano el programa "Sé genial en internet" y aprendieron herramientas y trucos para manejarse sin peligros en la red. "Google es un líder de internet, así que lo que queremos hacer es dotar a las familias con los recursos correctos para que estén seguros (en la red)", indicó en una entrevista la líder de "Be internet awesome", Jessica Covarrubias. La máxima responsable de esta iniciativa aseguró que proporciona a los niños "una manera divertida" de aprender sobre internet, mediante una web con juegos y actividades interactivas. "Es como esconderles verduras en su comida sin que los niños se den cuenta", ironizó Covarrubias sobre cómo hacer que los pequeños se lo pasen bien mientras aprenden. Por su parte, los padres y los maestros obtendrán recursos y material curricular para guiar a los niños en el mundo cibernético. "Muchos jóvenes, desde muy temprana edad, están usando dispositivos móviles, tienen acceso a internet, están usando redes sociales. Vimos la necesidad de poder educarlos a tomar buenas decisiones", dijo Jesús García, portavoz de Google. "Queremos estar seguros de que los jóvenes entienden que cuando algo se publica en internet tiene consecuencias", añadió.
>> Leer más

Google Home, el dispositivo inteligente de Google para el hogar, ya está a la venta en España ()
DANIEL G. APARICIO Google Home cuesta 149 euros y su versión Mini, 59 euros. Se trata de un asistente con inteligencia artificial que se controla con comandos de voz. Google Home En los últimos dos años, la inteligencia artificial se ha convertido en un tema recurrente dentro del sector tecnológico. Sin embargo, sus utilidades prácticas para el usuarios son mucho más recientes. El primer impulso lo dieron asistentes virtuales como Siri, Cortana o Google Assistant, pero la consolidación de esta tecnología en la cotidianidad del día a día es una responsabilidad que ahora recae en los asistentes para el hogar, pequeños dispositivos como Amazo Echo o Google Home, que este mismo martes ha visto la luz en España. El altavoz Home (149 euros) y su versión Mini (59 euros), más pequeña y compacta, ya hablan español (también, gracias a una actualización, en aquellos dispositivos que se hayan comprado fuera de España), así que ahora millones de potenciales usuarios podrán comprobar las utilidades de un sistema que trae por fin la domótica al presente, de forma sencilla y alejada de las prohibitivas fantasías de ciencia ficción que se han mostrado en congresos internacionales durante lustros. Home pueden instalarse en una habitación, o en varias –con varios Home interconectados–, y funciona como una inteligencia omnipresente que se controla totalmente mediante comandos de voz, no de forma robótica sino mediante lenguaje natural, también en sus respuestas. Por ejemplo, no recuerdas los detalles de tu próximo viaje, dices "OK Google: ¿cuándo es mi próximo vuelo?" y el asistente te da la respuesta de inmediato. Estás ayudando a tu hijo con los deberes y él no sabe qué es la arteria carótida. Tú tampoco. Google sí. Pregúntaselo. Como altavoz, Google Home puede darte la previsión del tiempo, reproducir una lista de música, hacer las veces de despertador, convertirse en temporizador del horno, llevar el control de la agenda, ayudar con las recetas de comida o la lista de la compra... Pero también es compatible con muchas otras aplicaciones y dispositivos, una lista que irá aumentando con el tiempo: enciende el ventilador, controla las luces de la habitación, se conecta con el termostato inteligente, activa la palomitera... y por supuesto, te pone el siguiente capítulo de la serie de Netflix que estabas viendo cuando así se lo pides. Además de Google Home y Google Mini, el gigante de Mountain View ha puesto a la vente Google WiFi, un sofisticado router que distribuye la señal a cada rincón del hogar de forma efectiva. La unidad cuesta 139 euros y el paquete de tres, 349 euros.
>> Leer más

YouTube Music aterriza en España para competir con Spotify ()
EFE YouTube Music incluye un extenso catálogo de álbumes oficiales. Además ofrece actuaciones en vivo y música exclusiva. YouTube Music La plataforma digital YouTube ha anunciado hoy el desembarco en España de su nuevo servicio YouTube Music, que extiende su oferta más allá de la reproducción de vídeos con un extenso catálogo de álbumes oficiales, actuaciones en vivo y música exclusiva. Según consta en el blog oficial, dispondrá de recomendaciones personalizadas, listas para el descubrimiento de novedades y búsquedas "inteligentes", todo en una opción gratuita que coexistirá con otra de pago para escuchar música en streaming sin publicidad y aún cuando no se dispone de cobertura de datos. El servicio tendrá que verse las caras con otras plataformas asentadas en España desde hace años como Spotify y iTunes, que cuentan con miles de usuarios. En paralelo, se ha lanzado también YouTube Premium, el antiguamente conocido como YouTube Red, que, además de todos los beneficios mencionados en la opción musical de pago, permitirá el acceso a una larga lista de programas y películas. Los 17 países en los que de momento funcionan estas dos nuevas plataformas son EE UU, Australia, Nueva Zelanda, México, Corea del Sur, España, Austria, Canadá, Finlandia, Francia, Alemania, Irlanda, Italia, Noruega, Rusia, Suecia y Gran Bretaña. Según el último informe de la Federación Internacional de la Industria Fonográfica (IFPI, por sus siglas en inglés), de los casi 232 millones que generó la música grabada en España en 2017, unos 152,4 millones procedieron del negocio digital, lo que equivale a un 65,8% del total tras crecer un 14% respecto a 2016. El principal motor fue el streaming, un 16,7% más fuerte, sobre todo por la pujanza de la modalidad de pago, que con su 1,5 millones de abonados en España aumentó sus ingresos casi un 24%, hasta los 84 millones de euros, más que todo el mercado físico, mientras que en su vertiente gratuita y con anuncios rozó los 30 millones (un 10% menos). A ellos hubo que sumar 24,2 millones por las reproducciones de vídeos en plataformas como YouTube o Vevo.
>> Leer más

Multan a Apple con 6,6 millones de dólares por engañar a sus consumidores ()
EFE Las autoridades de Australia investigaron centenares de quejas vinculadas al "error 53". El fallo inhabilitaba los teléfonos y las tabletas de la compañía tras instalar una actualización. iPhone La compañía Apple deberá pagar una multa en Australia de unos 6,6 millones de dólares (5,7 millones de euros) por engañar a clientes que compraron sus dispositivos entre febrero de 2015 y febrero de 2016, según informaron fuentes judiciales. La Comisión Australiana de Competencia y Consumo (ACCC, siglas en inglés) demandó ante el Tribunal Federal australiano a Apple US y su filial en el país oceánico tras investigar centenares de quejas vinculadas al "error 53". Este fallo técnico inhabilitaba los teléfonos y las tabletas de la compañía después de que los propietarios de los aparatos bajaran una actualización del sistema operativo iOS, según un comunicado de la ACCC. Apple admitió haber rechazado la reparación de los terminales de al menos 275 clientes australianos afectados, al alegar que los aparatos ya habían sido reparados por un tercero. "Si un producto tiene un fallo, los clientes tienen derecho a que se lo reparen o reemplacen bajo la Ley Australiana del Consumidor y algunas veces hasta un reembolso", dijo la comisionada de la ACCC Sarah Court, al comentar el caso. Tras la notificación de las investigaciones de la ACCC a Apple, la empresa puso en práctica un programa para compensar a los clientes afectados -que rondan los 5.000-, entre otras medidas, agregó el organismo que vigila los derechos de los consumidores en Australia.
>> Leer más