Nacional


Los dolores de cabeza de Mariano Rajoy: la Comunidad Valenciana, Murcia y Madrid ()
20MINUTOS.ES Cifuentes dimite | Rajoy ordenó su retirada | Cifuentes: cronología de un derrumbe. Con Cifuentes, ya son 9 presidentes autonómicos que dimiten por una polémica. La expresidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Son tres feudos históricos del PP, pero también las comunidades que más dolores de cabeza han dado últimamente a Mariano Rajoy en su faceta de presidente del partido, un cargo que ostenta desde 2004. Escándalos relacionados con la corrupción y diversas irregularidades en la Comunidad Valenciana, Murcia y Madrid han obligado al máximo dirigente de la formación conservadora a tomar decisiones —o a esperar a que otros las tomen— que, en principio, no entraban en sus planes. La Comunidad Valenciana lleva años siendo una pesadilla para el PP, con un reguero de casos por corrupción en los que ya es difícil no perderse (Brugal, Emarsa, Fabra, Gürtel, Nóos, Taula, Fórmula 1...). Según informaba eldiario.es, los casos de corrupción del PP valenciano tenían ocupados el pasado mes de febrero a 11 de los 21 juzgados de Instrucción de la ciudad de Valencia, la mitad de todos los que investigan los delitos de relevancia penal en el partido judicial de la capital. No obstante, y por lo que han supuesto como golpes en la línea de flotación del partido desde que lo preside Rajoy, tres nombres sobresalen especialmente: Carlos Fabra, Francisco Camps y Rita Barberá. "Plena y total confianza" Fabra, presidente de la Diputación de Castellón desde 1995 hasta que dimitió en 2011, y uno de los antiguos líderes del PP en la provincia, fue procesado judicialmente por diversos delitos de tráfico de influencias, por cohecho y por cinco delitos fiscales, siendo condenado en noviembre de 2013 a cuatro años de cárcel por defraudar 700.000 euros a Hacienda. En 2008 Rajoy lo había calificado de "ciudadano ejemplar". Por su parte, Camps, que ocupaba la presidencia de la Generalitat valenciana desde 2003, fue imputado en 2009 por su relación con la trama de corrupción en el PP del caso Gürtel. En mayo de 2011 fue reelegido como presidente regional, y el 15 de julio, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) decretó la apertura de juicio oral contra él y otros cargos de su administración. Cinco días más tarde, Camps presentó su dimisión. Le sucedió en el cargo Alberto Fabra, quien en las elecciones de 2015 fue incapaz de revalidar para el PP una mayoría suficiente para gobernar. En unas ya famosas declaraciones de abril de 2009, Rajoy había dicho de Camps y del que fuera secretario general del PP valenciano, Ricardo Costa (también imputado): "Tengo plena y total confianza en ambos, y tienen el pleno y total apoyo del partido". "Siempre estaré detrás de ti, o delante o al lado", le dijo también el presidente del Gobierno a Camps, en junio de ese mismo año. "No dimito ni me lo planteo" La tercera gran piedra en el 'zapato valenciano' de Rajoy fue Rita Barberá, alcaldesa de Valencia durante 24 años consecutivos y senadora por la Comunidad Valenciana, que falleció en Madrid en 2016 tras sufrir un infarto. Su apoyo al ya dimitido Francisco Camps ("Todos los políticos de este país, del primero al último, reciben regalos", llegó a decir) le supuso un gran desgaste, así como la posibilidad de resultar imputada en el caso Nóos, un episodio del que, sin embargo, salió indemne, tras la decisión del TSJCV de no imputarla. En enero de 2016, tras la operación Taula, practicada contra una trama de corrupción infiltrada en varias administraciones de la Comunidad Valenciana, Barberá negó cualquier relación con el caso. La direccion del PP, no obstante, le pidió que diera "un paso atrás" y no presidiera, como estaba previsto, la Comisión Constitucional del Senado. Cuando el juez del caso Imelsa solicitó al Senado que acreditara la condición de senadora de Barberá con el fin de determinar si era competente para investigarla, Barberá afirmó: "no dimito, ni me lo planteo". El PP le abrió un expediente informativo y, el 13 de septiembre de 2016, el Supremo decidió investigarla por supuesto blanqueo de capitales. Un día después, la exalcaldesa solicitaba la baja en el PP, pero se negaba a entregar su acta de senadora. Salida 'a la murciana' Pedro Antonio Sánchez dimitió de su cargo como presidente de la Región de Murcia el 4 de abril de 2016, 24 horas antes de que se celebrase una moción de censura en su contra promovida por los tres partidos de la oposición por su vinculación a los casos Auditorio y Púnica, y después de que su imputación en el caso Auditorio provocara la ruptura del acuerdo de investidura firmado con Ciudadanos. El PP pudo seguir gobernando en la comunidad al abstenerse después Ciudadanos en la votación de investidura del actual presidente regional, Fernando López Miras. La salida de Sanchez en vísperas de una moción de censura que habría arrebatado el gobierno al PP, y la permanencia de este partido en el poder al desactivar Ciudadanos, tras la renuncia, la moción, ha sido invocada estas últimas semanas como precedente de lo que podría haber sucedido en Madrid con Cristina Cifuentes, de no haberse precipitado este martes la dimisión de la presidenta madrileña. Es lo que se ha venido en llamar "salida a la murciana". Sobre el caso Auditorio, Sánchez declaró como investigado ante el juez el 6 de marzo de 2017 por los supuestos delitos de prevaricación, malversación, fraude y falsedad en la construcción del auditorio de Puerto Lumbreras, cuando era alcalde de esta localidad. Aseguró que solo fue el impulsor político de las obras y que se limitó a aprobar los informes de los técnicos municipales, de los que se fiaba plenamente. En otra de sus causas abiertas, el denominado caso Pasarelas, Sánchez fue procesado el 4 de abril de 2018 por los presuntos delitos de prevaricación administrativa y falsedad documental por la supuesta contratación ilegal de las obras de construcción de dos pasarelas en Puerto Lumbreras en la etapa en la que era primer edil de la población. Sánchez había sido elegido presidente del PP de Murcia en marzo de 2017 por más del 93% de los compromisarios, en sustitución de Ramón Luis Valcárcel. Seis meses después, el 27 de septiembre, renunciaba a la presidencia del PP en la Región, a su escaño en la Asamblea Regional y, unos días más tarde, a la política. La dirección nacional del partido calificó su caso como "injusto", pero pocos dudan de que la presión de Génova fue determinante para que Sánchez tomara la decisión de abandonar el cargo. Las batallas de Madrid Desde que en las elecciones de 2003 el PP perdió la mayoría absoluta en la Comunidad de Madrid, donde lleva gobernando desde 1995, el Gobierno regional ha tenido tres presidentes de este partido: Esperanza Aguirre, Ignacio González y Cristina Cifuentes. Los tres se han visto envueltos directa o indirectamente en casos de corrupción o en presuntas irregularidades cometidas durante el ejercicio de sus cargos públicos, mientras el PP madrileño se ha ido descomponiendo cada vez más como resultado de las duras luchas internas entre sus diversos clanes. Tras ganar las elecciones autonómicas de 2011 con mayoría absoluta, Esperanza Aguirre permaneció en el cargo de presidenta hasta el 17 de septiembre de 2012, cuando anunció su dimisión y su retirada de la primera línea política, alegando motivos personales, entre ellos su enfermedad. Fue sustituida por el hasta entonces vicepresidente del Ejecutivo y uno de sus más fieles colaboradores, Ignacio González. Durante su retirada de la política activa, Aguirre protagonizó agrios enfrentamientos, en pleno Comité de Dirección del PP de Madrid, con la entonces alcaldesa de la capital, Ana Botella, y con la cúpula nacional del partido presidida por Rajoy, a raíz del caso Gürtel. "Engañada y traicionada" Aguirre regresó a la política como candidata a la Alcaldía de Madrid en las municipales de 2015, en las que el PP fue la formación más votada pero sin capacidad para poder llegar a acuerdos de gobierno, lo que relegó a la expresidenta regional a los bancos de la oposición, hasta que el 14 de febrero de 2016 anunció su dimisión como presidenta del PP de Madrid por "responsabilidad política". La renuncia se producía apenas unos días después del registro en la sede del PP de Madrid por la trama Púnica. El 20 de abril de 2017, Aguirre compareció como testigo ante el tribunal que juzgada el caso Gürtel. A la salida, y entre lágrimas, se confesó "triste" y "conmocionada" por el arresto de su antiguo mano derecha y sucesor en la presidencia de la Comunidad, Ignacio González, llevado a cabo un día antes con motivo de un presunto caso de corrupción destapado en el canal de Isabel II (caso Lezo). González había ocupado la presidencia hasta las elecciones 2015, en las que no se presentó como candidato, acosado por las acusaciones sobre las presuntas irregularidades en la compra de un ático en Marbella. Al día siguiente, el 21 de abril, Ignacio González ingresó en la cárcel, y tres días más tarde Aguirre anunció su dimisión como portavoz del PP y concejal en el Ayuntamiento de Madrid. En su comparecencia afirmó sentirse "engañada" y "traicionada".  Su otro estrecho colaborador durante sus años como presidenta, el exconsejero de Presidencia, Justicia e Interior Francisco Granados, gran rival de González, llevaba desde octubre de 2014 en prisión preventiva por su presunta implicación en el caso Púnica. "Un nuevo PP" En este contexto, Cristina Cifuentes, curtida en la política regional en sus anteriores cargos como vicepresidenta de la Asamblea Regional y como delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid, llegó con la promesa de ser un ejemplo de honestidad y de trabajar por "un nuevo PP de Madrid", al ser elegida presidenta del Gobierno autonómico en junio de 2015. En los últimos meses, sin embargo, el escándalo del máster que obtuvo de forma presuntamentre fraudulenta había hecho la permanencia de Cifuentes en el cargo cada vez más insostenible, pese al apoyo (en público) de Rajoy. Finalmente, la oportuna salida a la luz este miércoles de un vídeo en el que la ya expresidenta aparecía supuestamente cometiendo un hurto en un hipermercado en 2011 ha precipitado su dimisión, y ha ahorrado al presidente del Gobierno tener que dar un paso al frente por el escándalo del máster para evitar la moción de censura que habría sacado al PP del gobierno de Madrid. "Todos ustedes saben que yo he sido espiada, investigada, que se han hecho dossieres contra mi persona, y algunos circulan por las redacciones. Antes, mientras era delegada del Gobierno, y no sé si también mientras he sido presidenta", aseguró Cifuentes en la comparecencia en la que anunció su dimisión. Según fuentes del partido, la orden la dio el propio Rajoy: "Ha hecho lo que tenía que hacer" y lo que "era obligado en esta situación", dijo. Un dolor de cabeza menos o, teniendo en cuenta el polvorín del partido en Madrid, uno más.
>> Leer más

La sentencia de La Manada de Sanfermines podría tirar por la calle de enmedio: ni violación, ni absolución ()
AMAYA LARRAÑETA Se conocerá a las 13 horas este jueves. Quién es quién en La Manada. Cronología: paso a paso. Protesta frente al juicio a La Manada en Pamplona La sentencia del caso de La Manada en Sanfermines no la conocerá nadie hasta este jueves 26 de abril hasta las 13 horas, porque así lo ha pactado el tribunal que lo ha juzgado. Al menos en esto los tres magistrados se han puesto de acuerdo. Ni siquiera han autorizado todavía el volcado de la misma en el sistema informático, con el fin de prevenir filtraciones. Así, cuando quedan apenas horas para que el presidente de la sección segunda de la Audiencia de Navarra, José Francisco Cobo, lea publicamente el fallo, el debate abierto es el de si, finalmente, los cinco sevillanos serán condenados por el delito principal de agresión sexual, por abusos sexuales o si serán absueltos. En las últimas horas cobra fuerza la idea de que la sentencia será condenatoria para el grupo que se autodenominaba en sus chats de whatsapp como La Manada. Los juristas consultados argumentan que no se esperan una absolución total, debido a que los acusados permanecen en prisión provisional desde que fueron detenidos la mañana siguiente de los hechos, el 8 de julio de 2016. Y a que el tribunal en al menos tres ocasiones les ha negado la salida de la cárcel. También refuerza esta sospecha el rumor compartido de que la sentencia contará con un voto particular, en concreto el del magistrado Ricardo González. Este juez es el que desde el principio habría mostrado su disparidad de criterio con sus compañeros de tribunal, incluso respecto a la decisión de mantener a los acusados encarcelados. También es el que esgrimió durante las sesiones a puerta cerrada del proceso que tal vez los acusados no pudieron saber que la denunciante no consentía las relaciones sexuales. La posibilidad que 'temen' ahora las partes contrarias, tanto la defensa como la acusación, es que el fallo definitivo tire por la calle de enmedio. Es decir, que, tal y como permite la jurisdicción penal, la Audiencia de Navarra califique los hechos con un tipo distinto del que solicitaron las partes. Así, lo que podría ocurrir es que en lugar de considerar probada la agresión sexual (la antigua violación), que exige intimidación y/o violencia, se rebaje el tipo delictivo a "abuso sexual". Y entonces les impongan, como pone de ejemplo un letrado de la causa, alrededor de 7 a 10 años de prisión, en lugar de los más de 22 años que solicita la Fiscalía, o de los 25 de la acusación particular. En varios ámbitos consideran esta posibilidad como "muy real", y anticiparía una sentencia "controvertida" que, como dicen varias fuentes, permitiría una salida al Tribunal, pero dejaría "a todos descontentos". E incluso pudiera motivar la interposición de recursos a esta sentencia por ambas partes. La Fiscalía consideraba probada la agresión sexual grupal, delito por el que pedía a los cinco acusados 18 años de prisión. Además de los dos años y diez meses por las grabaciones y dos años por robo del teléfono. La clave estará en las argumentaciones, en los fundamentos de derecho, que definirán si se consideran probado la violencia, la intimidación y la falta de consenso. Y también en si finalmente la sentencia tiene un voto particular, el sentido y la fundamentación del mismo. Los acusados no estarán presentes El TSJN ha explicado en un comunicado de prensa este martes que proporcionará señal institucional de audio y vídeo de la lectura del fallo. Los cinco acusados se sabe ya que no estarán presentes en la sala durante la lectura pública del fallo de la sentencia. Sí ha confirmado su asistencia el letrado que representa a cuatro de ellos, Agustín Martínez Becerra, quién ha podido hablar recientemente con uno de ellos por teléfono, con el militar Alfonso Jesús C. E., del que dice espera "con mucha tensión" la decisión de los jueces. En la sala 102 del Palacio de Justicia de Pamplona, tampoco estarán este jueves los abogados de la joven denunciante. Prefieren evitar las aglomeraciones y enviar a un procurador a recoger la sentencia en mano. La acusación ya ha anticipado, sin embargo, que cualquier condena que sea inferior a 19 o a 20 años la considerarían una derrota.
>> Leer más

Cronología del caso de La Manada por la supuesta violación grupal de los Sanfermines de 2016 ()
EFE Quién es quién en La Manada. La sentencia será comunicada el jueves 26 de abril a las 13 horas. Palacio De Justicia De Pamplona. La decisión judicial por la supuesta violación grupal a una joven madrileña durante los sanfermines de 2016 por cinco jóvenes, que se hará pública este jueves, llega casi cinco meses después de que el 28 de noviembre de 2017 el caso quedara visto para sentencia en la Audiencia de Navarra. La exposición mediática de este caso, y la estrategia de la defensa d elos acusados, hizo que la joven, de 18 años en el momento de los hechos, se viese sometida a un juicio paralelo al que se celebraba en el Tribunal contra sus agresores, La Manada, en prisión provisional desde entonces. Esta es la relación de las fechas más destacadas del caso: 2016 7 de julio.- Una joven madrileña denuncia de madrugada que ha sido violada por cinco jóvenes andaluces, que en WhatsApp se hacen llamar La Manada. Pocas horas después son detenidos. 9 de julio.- El juez ordena su ingreso en prisión comunicada y sin fianza. 8 de agosto.- Se dicta auto de procesamiento para los cinco acusados, entre ellos un militar y un guardia civil. 4 de octubre.- El juez que instruye el caso imputa a cuatro de los cinco procesados otro presunto abuso sexual a una joven de 21 años que habría sido cometido en mayo de 2016 en Pozoblanco (Córdoba). 13 de noviembre.- Los cinco encausados se declaran inocentes del delito de agresión sexual y contra la intimidad. 16 de noviembre.- La Sección Primera de la Audiencia de Navarra confirma el auto de procesamiento. 2017 26 de abril.- La Sección Segunda de la Audiencia de Navarra concluye la fase de instrucción y decreta la apertura de juicio oral. 4 de mayo.- El fiscal pide 22 años y 10 meses de prisión para cada uno de los acusados por los delitos de agresión sexual, intimidación y robo con fuerza, además de una indemnización conjunta de 100.000 euros por el daño moral ocasionado. La defensa de la joven reclama 24 años y 9 meses de cárcel y las acusaciones populares, ejercidas por el Ayuntamiento de Pamplona y el Gobierno de Navarra, más de 25 años. 18 de julio.- La Sección Segunda de la Audiencia de Navarra confirma la prisión provisional para los cinco investigados por el riesgo de fuga y de reiteración delictiva. 8 de septiembre.- La Audiencia de Navarra rechaza la puesta en libertad para los acusados ante la existencia de riesgo de fuga y reiteración delictiva. 13 de noviembre.- Comienza en la Audiencia de Navarra el juicio contra los cinco acusados de haber violado a esta joven, que en el momento de los hechos tenía 18 años. 14 de noviembre.- La víctima presta declaración durante más de cuatro horas sin ver a los procesados, a los que se mantuvo en una sala aneja. 15 de noviembre.- Los cuatro agentes de la Policía Municipal de Pamplona que atendieron a la joven testifican que la actitud de la chica no les parecía fingida. Un vídeo grabado por dos actrices feministas, con el lema "Yo te creo", se hace viral e inunda las redes sociales de miles de mensajes de apoyo a la víctima, tras conocerse la admisión como prueba de un informe de unos detectives encargado por la defensa en el que se cuestiona que tras la agresión pueda "hacer vida normal". 17 de noviembre.- Centenares de personas, convocadas por asociaciones feministas, se concentran en Madrid en protesta por la admisión de dicho informe realizado por detectives privados sobre la vida privada de la víctima, y exhiben pancartas con mensajes como "Yo te creo", "La Manada somos todas" y "No estás sola". 21 de noviembre.- Se visionan por primera vez los vídeos con las imágenes de la presunta violación que los jóvenes investigados grabaron con móviles. 22 de noviembre.- Los cinco acusados afirman en el juicio que la joven dio su consentimiento a mantener relaciones. 23 de noviembre.- La defensa de uno de los cinco imputados retira del juicio el polémico informe de los investigadores privados sobre el comportamiento de la joven en redes sociales admitido como prueba documental. 25 de noviembre.- La gran marcha en el centro de Madrid con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer alude en sus consignas al juicio que se celebra en Pamplona con el "Yo te creo" y "Escucha hermana, aquí está la manada. 27 de noviembre.- La Fiscal del caso cree que La Manada actuó organizada y sin consentimiento sexual. 28 de noviembre.- Finaliza el juicio y queda visto para sentencia tras una polémica intervención de Agustín Martínez Becerra, defensor de varios de los procesados, quien asegura que "no son modelo de nada", incluso "patanes", "imbéciles" en algunos aspectos, "simples" y "primarios" con el fútbol o las relaciones sexuales, "cuantas más mejor", pero son "trabajadores" y "buenos hijos".  Durante esta jornada, los jóvenes se declaran inocentes y muestran su "confianza" en la justicia. Uno de ellos, guardia civil, se muestra arrepentido por haberle robado a la joven su móvil después de la supuesta agresión y pide perdón por este hecho. 1 de diciembre.- La Audiencia de Navarra rechaza de nuevo la libertad provisional solicitada por los cinco acusados. Tres de ellos encarcelados en Pamplona y los otros dos, un guardia civil y un militar, en Madrid. 2018 6 de febrero.- Tres miembros de La Manada, que se encuentran en prisión, se acogen a su derecho a no declarar por una supuesta agresión sexual a una chica de Pozoblanco (Córdoba) en mayo de 2016. 23 de abril.- Se hace público que la sentencia se difundirá a las 13.00 horas de este jueves 26 de abril en una lectura pública en el Palacio de Justicia de Navarra.
>> Leer más

Una de cada tres mujeres en España ha sufrido acoso por parte de un hombre en la calle, en el trabajo o en otro contexto ()
20MINUTOS.ES Así lo revela 'Ulises', el estudio sociológico trimestral elaborado por la empresa MyWord para 20minutos. Acoso El 76% de las mujeres en España asegura haber sufrido comportamientos machistas a lo largo de su vida, según el informe sociológico Ulises, realizado por MyWord para 20minutos. Entre dichos comportamientos destacan, en virtud del volumen de afectadas, la falta de corresponsabilidad, el acoso sexista, la violencia verbal, la brecha salarial y la violencia física. Conductas machistas estas contra las que de forma multitudinaria se movilizaron las mujeres, y también muchos hombres, el pasado 8 de marzo. La falta de corresponsabilidad de los varones en las tareas domésticas es el comportamiento machista que parece más extendido en la sociedad española. El 48,9% de las mujeres consultadas por MyWord afirma que "en la convivencia con un hombre" ella se ocupa "de todas o casi todas las tareas domésticas". El cuidado de los familiares dependientes, hijos o padres, también les ha correspondido a ellas "por el hecho de ser mujer" en el 38,3% de los casos. Cuando se les pregunta si han sufrido "acoso" por parte de un hombre en un espacio público, en el trabajo o en otro contexto, el 31% de las mujeres, casi una de cada tres, responde afirmativamente. Nada menos que el 29,2% dice haber sufrido, además, "violencia verbal por parte de un hombre". Una de cada cuatro mujeres consultadas en este estudio (25,6%) dice que en su trabajo cobra menos que un hombre de la misma categoría. El Ministerio de Empleo y Seguridad Social, con datos de Eurostat, cifra la diferencia entre lo que cobra un hombre y lo que cobra una mujer en un 14%, y desde todas las formaciones políticas se urge al Gobierno a dar pasos para conseguir cerrar la brecha, que no es exclusiva del salario, sino que incluye la precarización de otras muchas condiciones del trabajo femenino. De hecho, el 14,5% de las mujeres entrevistadas para Ulises asegura que ha visto limitada su "posibilidad de ascender" en su empleo "por el hecho de ser mujer". Roles de género y estereotipos que perduran El estudio ha interrogado también a las mujeres por una serie de situaciones concretas consideradas machistas. En este capítulo, sobresale la grave incidencia del acoso sexista callejero, el que consiste en recibir comentarios indeseados, silbidos u otras acciones similares de extraños en espacios públicos que se vuelven, así, inseguros. Nada menos que el 53,5% de las mujeres lo han vivido. Las mujeres también creen que en España prevalece la percepción estereotipada de los roles de género. El 50,2% de las consultadas dice que la sociedad asume que por el hecho de ser mujeres ellas tienen que cuidarse, ir arregladas y ser femeninas. El 40% señala que los hombres piensan que es suficiente con "ayudar" en casa, descartando participar en pie de igualdad de las obligaciones del hogar. Y similar porcentaje (37,7%) considera que se da por hecho que si eres mujer "tienes que tener pareja y/o hijos". Entre los conocidos como micromachismos, comportamientos más sutiles que colocan a las mujeres en posición inferior, casi una de cada tres mujeres (31,2%) ha sentido que un hombre no la dejaba hablar, la interrumpía o utilizaba con ella tonos paternalistas. Un fenómeno que se conoce con el anglicismo 'mansplaining'. Además, el 28,6% de las mujeres dice que ha escuchado a un compañero en el trabajo aludir a su físico sin venir a cuento, el 22,3% ha visto cómo en reuniones laborales se da por hecho que un compañero tiene una categoría superior y un 13,5% afirma que ha sido juzgada por tener una vida sexual activa.
>> Leer más

La mitad de los hombres dicen que nunca han adoptado conductas micromachistas ()
20MINUTOS.ES Así lo revela 'Ulises', el estudio sociológico trimestral elaborado por la empresa MyWord para 20minutos. Una de cada tres mujeres en España ha sufrido acoso por parte de un hombre en la calle, en el trabajo o en otro contexto. Campaña contra el acoso sexual en las calles de Madrid La mitad de la población masculina asegura que nunca ha tenido comportamientos de tipo micromachista con una mujer, según revela el informe sociológico Ulises, que la empresa MyWord realiza trimestralmente para 20minutos. A raíz de las movilizaciones del movimiento internacional #MeToo, así como del 8 de marzo en España, hay hombres que están compartiendo en sus entornos y por redes sociales autocríticas sobre los comportamientos machistas que pueden haber tenido en alguna ocasión con las mujeres. Preguntados directamente por una decena de situaciones en las que de forma más o menos sutil los varones dejan en situación de inferioridad a las mujeres, el estudio revela que el 50% considera que nunca ha protagonizado ninguna. El micromachismo en el que más confiesan haber incurrido los hombres, el 24,1% de los encuestados, casi uno de cada cuatro, es el de no intervenir cuando escuchan comentarios machistas hacia una mujer. Son los votantes de Unidos Podemos (41,4%) y los jóvenes (el 36,4% de los que tienen entre 25 y 34 años) los que más lo reconocen. Casi uno de cada cinco (17,95%) confiesa que en algún momento ha asumido que una mujer "tiene que cuidarse, ir arreglada o ser femenina" y que ha pensado que una mujer, por el hecho de serlo, tiene más responsabilidad en el cuidado de los hijos y de los padres, así como de los dependientes (16,7%). En ambos casos, son los votantes del PP (36,2% y 24,1%, respectivamente) y los mayores de 65 años (26% y 26,9%, respectivamente) los que más declaran haber tenido estas ideas. Resulta llamativo que uno de cada diez hombres (12,4%) confiesa que en convivencia con una mujer ha aludido a que "ayuda" en las tareas del hogar, como fórmula para descartar participar en igualdad de la corresponsabilidad doméstica. Máxime cuando al menos el 40% de las mujeres opina que esto es así. Son una pequeña minoría (8,8%) los que dicen haber juzgado o criticado a una mujer por su vida sexual (la tasa se eleva hasta el 19,4%, eso sí, en el caso de los varones de entre 25 y 34 años) y los que admiten hacer comentarios a una mujer desconocida por su físico en la calle o en espacios públicos sin venir a cuento (8,6%). Menos del 5% de los hombres reconoce haber dado por hecho que una mujer tiene que tener pareja y/o hijos (4%), haber asumido en reuniones que un hombre tiene un cargo superior al de una mujer allí presente (3,4%) o no haberle dejado hablar, haberla interrumpido o haber usado un tono paternalista (3,4%), el conocido 'mansplaining'. Son los menores de 25 años los que llamativamente confiesan más las dos primeras situaciones (16,2 y 11,3%, respectivamente); los mayores de 64, sin embargo, son los que más admiten que interrumpen y dan lecciones a las mujeres (7%).
>> Leer más