Gastronomía


El truco para rebozar aros de cebolla y que queden crujientes ()
EMMA GARCÍA La clave es usar harina, Maizena y leche en el rebozado. Cómo rebozar bien las croquetas. Aros de cebolla Los aros de cebolla se popularizaron con la llegada de las cadenas de comida rápida y hoy en día ya pueden encontrarse en cualquier sitio. Eso sí, nada mejor que prepararlos en casa para darles nuestro toque personal. Las cebollas, cuanto más dulces mejor. Con cebolla tierna también quedan deliciosos e incluso si no queremos hacer sólo aros de cebolla podemos aprovechar para rebozar otras verduras. La opción sana es meterlos en el horno en lugar de freírlos. No quedan tan crujientes ni tan bonitos pero igualmente están ricos. Pero hoy vamos a centrarnos en los aros de cebolla fritos caseros para que queden súper crujientes y no tengamos que ir al Burger King de turno cada vez que se nos antojen. Un truco para que queden muy crujientes es usar la mitad de harina de trigo y la mitad de Maizena, y añadir una cucharadita de levadura química en polvo. Si alguien tiene intolerancia al gluten se puede usar sólo Maizena. Una buena proporción de ingredientes sería 2-3 cebollas (dependiendo del tamaño y los aros que saquemos), 2 huevos, 80 gramos de Maizena, 80 gramos de harina de trigo, 200 mililitros de leche fría, una cucharadita de levadura química y una pizca de sal. Para empezar, preparamos un bol con la mezcla de harinas e introducimos los aros de cebolla cortados en rodajas de 1 centímetro para que se empapen bien de harina. Si queremos, podemos añadir a la harina un poco de pimienta, pimentón, cayena, incluso, hierbas, curry o comino. Sacamos los aros y reservamos. Podemos quedarnos con los aros más grandes y guardar los pequeños para otros platos. Preparamos la mezcla de harina y leche. Si en vez de batir los huevos separamos las yemas de las claras, el resultado será incluso mejor. Primero batimos las yemas y añadimos la harina de trigo, la Maizena y la levadura. Vamos removiendo con ayuda de una varilla y, muy poco a poco, añadimos la leche. Es muy importante que la leche esté fría para conseguir un resultado perfecto. Por otro lado, batimos a mano las claras con un poco de sal hasta que queden blancas, pero sin llegar a montarlas del todo. Justo antes de empezar a freír añadimos las claras a la mezcla de yemas con harina y removemos con suavidad. Preparamos un recipiente con pan rallado, pasamos los aros previamente enharinados por la mezcla de harina y leche y, a continuación, por el pan rallado. Los freímos en un cazo o sartén hondo con aceite de oliva o de girasol bien caliente. Es importante que estén cubiertos para que queden fritos por completo. Lo ideal es no echar muchos de golpe para poder controlar mejor el tiempo de fritura. Vamos dándoles la vuelta hasta que estén dorados por ambos lados. Los dejamos reposar sobre papel absorbente para quitar los restos de aceite, espolvoreamos un poco de sal, y ya ya estarán listos para servir.
>> Leer más

Las hamburguesas vegetarianas no podrán llamarse hamburguesas en Francia ()
IKER MORÁN Las versiones veganas de productos lácteos tampoco podrán usar nombres como "leche" o "queso". La hamburguesa vegetal que sabe y se parece a las de carne. Hamburguesa Si no lleva carne, no puede llamarse hamburguesa. Ni salchicha, ni bistec, ni cualquier otro preparado que originalmente se hace con carne pero que desde hace ya muchos años se comercializa en versión vegetariana. Pese a la creciente popularidad de este tipo de productos aptos para quienes siguen una dieta vegetariana o vegana, hace unos días la Asamblea Nacional francesa votó a favor de una propuesta del partido de Emmanuel Macron para prohibir el uso de este tipo de denominaciones en los producos del país. Algo que, por cierto, no sólo incluye a las versiones vegetales de los preparados cárninos, sino también a los quesos. Precisamente hace unos días se presentaba un Camembert vegano que, por lo visto, no ha gustado demasiado a los legisladores galos. Y es que, tal y como recoge la propuesta, este tipo de denominaciones comerciales suponen un reclamo falso para los clientes. ¿Pero de verdad alguien compra una hamburguesa vegetariana sin saber que no lleva carne? Según el impulsor de esta medida, Jean-Baptiste Moreau, el tema es que los productos tienen que ser designados correctamente, y términos como carne o leche están reservados para alimentos de origen animal. A la espera de saber el calendario previsto para la aplicación de esta normativa y los porcentajes de contenido de carne mínimos exigidos en Francia para poder hablar de hamburguesa, no deja de ser sorprendente que esta norma llegue justo ahora que la denominada carne vegetal -que no se podrá llamar así en Francia, lógicamente- está ganando popularidad en Estados Unidos y recaudando mucho dinero para su desarrollo e investigación. Incluso McDonalds está lanzando en diferentes países su primera hamburguesa vegana, y las cadenas de pizzas más grandes del mundo ya ofrecen queso vegano entre sus ingredientes.
>> Leer más

El horno del futuro cocina sin calor ()
EMMA GARCÍA No llegará hasta 2019, pero promete revolucionar la forma de cocinar en casa. Miele Dialog Asar un pescado dentro de un bloque de hielo sin que se derrita. Puede parecer magia y, de hecho, cuando desde Miele nos explicaron que su nuevo horno Dialog era capaz de hacer algo así pusimos cara de escepticismo. Pero la verdad es que sí puede, tal y como pudimos comprobar durante la presentación hace unos días de esta tecnologíaen el marco de la feria Eurocucina 2018. Aunque habrá que esperar a 2019 para que llegue a las tiendas, y los primeros modelos tendrán un precio no muy apto para todos los públicos (unos 8.000 euros), nosotros ya hemos podido verlo en acción y probar algunos platos cocinados con él. Y la verdad es que si el futuro de la cocina al horno va por aquí, pinta muy bien. Cocinar sin calor ¿Y qué diferencia a este horno futurista de uno convencional? En realidad, prácticamente todo, empezando porque no cocina con calor sino con ondas electromagnéticas como las de los teléfonos móviles, que consiguen cocinar los alimentos "volumétricamente" -así lo explicaron los técnicos de la marca- cocinando de forma uniforme desde los bordes hasta el centro. De esta forma todo el alimento queda igual en el interior y en el exterior, haciendo que los alimentos mantengan todos sus jugos y no se forme costra exterior. Aunque si queremos conseguirla -para hacer pan, por ejemplo- es tan fácil como apretar un botón. Pero volviendo a este sistema de cocción sin calor, la gracia es que evita que los alimentos se cocinen de fuera hacia dentro, con lo que es posible hornear a la vez piezas de diferente tamaño sin que unas queden pasadas y otras crudas. El nombre (Dialog), por cierto,  viene de esa capacidad del aparato de "dialogar" con los alimentos. Recetas preprogramadas Todo eso suena a microondas, estará pensando alguno. Pues no, porque aunque usa las mismas ondas electromagnéticas que emite a través de unas antenas situadas en su interior, las de este horno son mucho más bajas y utilizan un amplio espectro de frecuencias en lugar de un solo canal, según la información oficial, En el terreno más práctico, la buena noticia para muchos es que el horno viene ya con unas 800 recetas preprogramadas y cuenta con una aplicación para poder ir añadiendo nuevos platos. De esta forma, bastará con colocar los ingredientes, un botón y el horno del futuro ya sabe el tiempo que tiene que estar en marcha y adecuar su potencia. ¿Demasiado caro y demasiado sofisticado? Lo mismo se decía de los primeros microondas hasta que se popularizaron.
>> Leer más

Huevos escalfados con forma de flor: recetas y trucos para que queden perfectos ()
LA GULATECA Escalfar huevos y darles esta forma de flor es muy sencillo. Más recetas de cocina | Otro método para pochar huevos: al microondas. Huevos flor Hacer huevos escalfados con forma de flor -o huevos flor, a secas- es muy fácil. Sólo tenemos que seguir unos sencillos pasos y sobre todo respetar el tiempo de cocción. Para empezar, ponemos a hervir un cazo de agua. Mientras tanto, forramos la parte interior de un vaso con papel film, lo untamos con aceite, y echamos un huevo con cuidado de no romper la yema. Cerramos el papel film formando un saquito y lo atamos con un cordel de cocina o una pinza. Cuando el agua esté hirviendo, bajamos el fuego al mínimo, porque no nos interesa añadir el huevo cuando el agua esté en plena ebullición. Ponemos en el agua el saquito con el huevo dentro. Esperamos 3 minutos y sacamos el saquito con el huevo del agua. Cortamos el cordel y quitamos el plástico. Aunque hay formas más rápidas y cómodas de preparar huevos escalfados -en el microondas quedan perfectos- para conseguir darles esta forma de flor la opción de la cazuela y el agua es la mejor. Una vez preparados podemos incluirlos en infinidad de recetas. Por ejemplo, estás cuatro tan ricas que hemos preparado. Garbanzos con espárragos y huevos flor Preparamos un sofrito con 50 gramos de ajos tiernos y unos espárragos verdes. A continuación añadimos los garbanzos, sal y pimienta. Ponemos nuestros huevos flor por encima y ya tenemos un plato de lo más sano y sencillo listo en un momento. Huevos flor con pisto de verduras Para preparar el pisto necesitamos un calabacín, medio pimiento rojo, medio pimiento verde, 100 gramos de tomate, media cebolla y un diente de ajo. Cortamos todos los ingredientes en trozos medianos y rallamos el tomate. Sofreímos la cebolla y cuando empiece a coger color añadimos los pimientos, el calabacín y el ajo. Bajamos el fuego y los dejamos unos minutos, removiendo de vez en cuando. Añadimos el tomate y seguimos cocinando hasta que las verduras queden tiernas. Cortamos unos tacos de chorizo y los añadimos al pisto. Preparamos los huevos flor y los ponemos encima del pisto a la hora de servir. Huevos, patatas y jamón Laminamos un par de patatas y las ponemos en una fuente de horno con un poco de aceite de oliva, sal y pimienta. Podemos añadir también algunas hierbas aromáticas. Las introducimos en el horno precalentado a 200º durante 15-20 minutos dependiendo del grosor. 5 minutos antes de sacarlas añadimos el jamón cortado en tiras para que se dore. Servimos y añadimos los huevos flor. Espinacas con bechamel Sofreímos media cebolla en aceite de oliva y cuando esté dorada añadimos 200 gramos de espinacas frescas. Rehogamos unos minutos. Para hacer la bechamel, ponemos en una cazo a fuego suave 20 gramos de mantequilla. Cuando esté fundida añadimos 15 gramos de harina y mezclamos hasta que quede bien integrada. A continuación añadimos medio vaso de leche fría sin dejar de remover con ayuda de una varilla. Añadimos medio vaso más de leche fría y removemos durante 10-15 minutos, añadimos sal al gusto. Mezclamos las espinacas con salsa bechamel al gusto y añadimos un poco de queso rallado por encima. Acompañamos con los huevos flor.
>> Leer más

Así de fácil es hacer una rosa de chocolate para Sant Jordi ()
EMMA GARCÍA 8 libros de cocina para regalar(se) en Sant Jordi. Más recetas de cocina. Rosas de chocolate Sant Jordi es un día muy especial en tierras catalanas donde, además de ser el día del libro, existe una bonita tradición donde las rosas llenan las calles y la gente sale a pasear buscando el libro perfecto para regalar a las personas queridas. Por eso no hemos podido resistirnos a preparar unas deliciosas rosas de chocolate que, además de ser muy fáciles de hacer, quedan muy bonitas para endulzar el desayuno o la merienda en este día.  Si preferimos preparar otras versiones, podemos sustituir el chocolate por otros ingredientes usando la misma técnica. Por ejemplo, estas de manzana y bacon para quienes prefieran una versión salada quedan estupendas. Ingredientes 2 láminas de masa brisa 100 gr. de chocolate negro para fundir 100 gr. de chocolate blanco Preparación Con ayuda de un vaso hacemos circunferencias con la masa. Retiramos la masa sobrante y la amasamos y extendemos para formar algunas más. Colocamos las circunferencias de tres en tres y las ponemos en el horno -precalentado a 200º- un par de minutos para que no queden crudas cuando vayamos a enrollarlas. Fundimos el chocolate blanco y el chocolate negro por separado -al microondas o al baño María- y lo vamos extendiendo sobre las circunferencias. Doblamos por la mitad las circunferencias formando una tira de tres. Empezamos a enrollar desde un lado de la tira hacia el otro para ir formando la rosa. Al final pellizcamos un poco para sellar la masa. Ponemos las rosas en una placa de moldes para magdalenas y las ponemos en el horno que teníamos precalentado a 200º durante 20 minutos. Para evitar que se quemen por la parte de arriba, cuando veamos que empiezan a dorarse podemos taparlas con papel de aluminio. Las sacamos del horno y las dejamos templar. Podemos comerlas tal cual, rallar un poco de chocolate por encima, o pincelarlas con un poco más de chocolate fundido.
>> Leer más