Empleo


Más de 500 alumnos de la Rey Juan Carlos intentan boicotear el Consejo de Gobierno para el cambio de grados ()
EFE La Defensora universitaria: "Estos estudiantes se encuentran en una tremenda situación de vulnerabilidad". Alumnos realizan una performance en el campus de Fuenlabrada de la URJC Centenares de estudiantes de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) de Madrid se han concentrado a las puertas del Rectorado para impedir la entrada al edificio de algunos miembros del Consejo de Gobierno, que tenía previsto aprobar este viernes el nuevo Plan de Ordenación Docente de la universidad. Fuentes de la dirección de la URJC han señalado que los universitarios concentrados, 500 de los cuales han pasado la noche encerrados en el edificio del Rectorado, llevan desde primera hora de este viernes "boicoteando" la entrada de los miembros del Consejo de Gobierno para impedir que se celebre la reunión. No vamos a dejar que jueguen a la política con nuestros futuros. Hoy nos hemos unido para luchar contra una propuesta docente del actual Rector que NO vela por los intereses de la comunidad universitaria de la URJC.#plan13febrero #urjcalumnossinvoz #extinciongrados pic.twitter.com/0vKOOkPw11 — jesús 🥀 (@jecohyde) 13 de febrero de 2019 Según estas mismas fuentes, pese al boicot, ya habría "quorum" suficiente para poder celebrar la reunión, aunque el gerente de la URJC y el representante de los profesores están intentando que los estudiantes concentrados "permitan el acceso al edificio a todos los miembros del Consejo". "El Consejo se celebrará igual" "Si finalmente no lo permiten, el Consejo de Gobierno se celebrará de igual manera", insisten desde la URJC. El objetivo de los estudiantes, que llevan desde el pasado lunes en huelga, es "paralizar" el nuevo Plan de Ordenación Docente que, según han adelantado fuentes de la Rey Juan Carlos, "cuenta con el visto bueno de la mayoría de las Juntas de Facultad de la universidad", por lo que "saldrá adelante". A falta de que el Consejo de Gobierno concrete dicho Plan, según la información trasladada a los estudiantes por parte de la dirección de la universidad, los cambios afectarán tanto a los grados de Administración y Dirección de Empresas (ADE), como a los de Trabajo Social y Turismo, que serán eliminados del campus de Aranjuez. Además, los alumnos de los grados de Relaciones Internacionales y los de Marketing serán reubicados en el campus de Fuenlabrada, mientras que los de Arquitectura y Bellas Artes podrán matricularse únicamente en Aranjuez.
>> Leer más

"Cerrar la escuela a las familias es pensar en la comodidad de los profes; abrirla es pensar en los chicos" ()
MELISA TUYA Al 80% de los docentes les gustaría trabajar en equipo con las familias según el primer estudio sobre el rol de padres y madres en la educación. BLOG: Los adolescentes no sienten que familia y docentes les estemos ayudando a moverse por Internet. Grupos Interactivos Los maestros quieren contar con la colaboración de las familias. Es la conclusión más clara del primer Estudio sobre la percepción de los educadores en torno al rol de madres y padres en la educación elaborado por Fundación SM y Gestionando hijos. Nada menos que al 80% de los profesionales de la educación les gustaría que las familias trabajasen en equipo con ellos. Es más, el 96% creen que el mejor desarrollo de los alumnos viene dado cuando los centros escolares y las familias se coordinan y un 69,3% afirma que el interés de los padres en la educación de sus hijos condiciona sus resultados académicos, aunque apenas un 9,2% están de acuerdo con que los padres actuales tienen interés en desarrollarse como educadores.  Los resultados proceden de una encuesta realizada por correo electrónico a más de 400 directores y jefes de estudios de diferentes instituciones educativas de toda España entre enero y marzo de 2018. La mayoría de centros públicos (75,1%) y entorno urbano (57%). Una encuesta que Leo Farache, director de Gestionando Hijos, confiesa que nace del "mal rollito" que encontraron en redes sociales entre padres y profesores.  "Nos llamaba la atención que ocurriera con tanta frecuencia y en ocasiones con tanta virulencia con un asunto tan serio como es la educación. Nos parecía que era una disfunción social. Que dos personas que tienen un objetivo en común se critiquen no tiene mucho sentido". Los datos arrojados por la encuesta contradicen a priori esa impresión existente entre muchas familias de que los docentes no quieren a los padres entrometiéndose en lo que sucede en el colegio, que prefieren que escuela y hogar sean mundos estancos para desarrollar tranquilos su trabajo. A priori, porque no se aclara qué es lo que los docentes encuestados tienen en mente cuando se muestran partidarios de la participación de los padres. Es posible que estén pensando en centros escolares en los que los padres se limiten a entregar puntualmente a los niños en la puerta, acudir a las tutorías que proceda y a las reuniones de grupo y aplaudir en las funciones escolares que han ayudado a organizar.  Hay centros educativos, en cambio, en los que la participación es mucho mayor. Es el caso, por ejemplo, del colegio público Miguel Hernández de Getafe, que tiene una filosofía de puertas abiertas. Su consejo escolar es paritario y siguen dando un papel decisorio a las familias, aunque no estén obligados a ello. Es un colegio dónde los padres que pueden organizarse para dedicar un poco de tiempo, incluso entran en las aulas con regularidad para ayudar a los docentes en su día a día. ¿Por qué abrir el colegio a los padres? ¿Qué ventajas tiene? Alfredo Fernández, director de este centro del sur de Madrid, explica que "desde el punto de vista más práctico, es la mejor manera de que las familias sepan lo que hacemos con los chicos y vayamos todos en la misma línea. Garantiza la transparencia de lo que ocurre en el centro, que parece que a veces tenemos algo que ocultar en los colegios con vallas súper altas. Yo he estado en centros en los que te obligaban a trabajar con los chicos con la puerta cerrada como si tuvieras algo que esconder, con un área pintada en el suelo que los padres no pueden cruzar. Y aparte de la transparencia, a nivel más practico todavía, con la participación activa de las familias podemos ofrecerles cosas a los chicos que de otra manera no podríamos hacer". Engarzada con esa última afirmación está el proyecto más novedoso en el que se han embarcado desde el curso pasado; es lo que llaman "grupos interactivos". ¿Cómo colaboran los padres codo con codo con los maestros en estos grupos?. "Trabajan en pequeños grupos con los chicos en clase", explica Fernández, " hay un referente adulto, que puede ser una madre, una abuela o un tío, dirigiendo, orientando y acompañando el trabajo de grupo. Y se está haciendo un trabajo curricular, que es la parte más novedosa, lo que más puede chocar. Todo coordinado y supervisado por el tutor. Con una participación total de las familias, a las que hacemos un formación previa". Un padre trabajando contenidos curriculares en horario lectivo en el colegio Miguel Hernández de Getafe. (ELENA BUENAVISTA) Si no se pueden bajar las ratios, una reivindicación constante del profesorado, siempre se pueden incrementar las manos, parece la deducción obvia. "No es mano de obra gratuita, es implicar a las familias en los procesos del cole, se da un salto cualitativo", defiende el director, "las familias participan de todo el proceso, programación, ejecución y evaluación y en el desarrollo de la clase".  A Alfredo Fernández le chocan los resultados de la encuesta presentada en enero: "me ha sorprendido. No creo que haya un 80% de colegios abiertos a la participación de las familias. Habría que definir la participación, porque si somos un poco más exigentes y la definimos de una forma más completa y compleja el porcentaje creo que sería a la inversa". "Lo mejor es que los padres estén lo más lejos posible de las aulas" Pedro Pereda es profesor de FP en un instituto del sur del Madrid. Este docente entiende que "dependiendo de los padres, podría ser buena cosa que colaborasen sin interrumpir la marcha del aula", sobre todo si ayudan "a otros alumnos que no son su hijo, así se darán cuenta de que educar no es tan fácil como creen". Apunta también como ejemplo de participación positiva que tiene un alumno cuyo padre es experto en seguridad informática y va a acudir a dar una charla. Tiene en marcha un proyecto educativo con un compañero "para que el barrio se integre dentro del instituto, intentando que las asociaciones del distrito colaboren y que se organice un ocio alternativo".  No obstante, sostiene sin dudarlo que "yo estaría en ese otro 20%. Lo mejor es que los padres estén lo más lejos posible de las aulas". "Cuando tienes un alumno con problemas, suele suceder que el problema viene también de la familia, que lo único que hace es complicarte la vida a ti, al niño y a todo el mundo. Se montan líos por cosas absurdas con la que se pierde mucho tiempo", asegura insistiendo en que habla desde su experiencia de quince años como docente y como padre. "Creo que los padres tendemos a idealizar a nuestros hijos y pensamos que somos infalibles como educadores. Y ser infalible es imposible, como padre y como profe. Hay además una hiperprotección excesiva". Leo Farache cree que tras la renuencia de muchos docentes a abrir sus aulas a las familias está el hecho de que "tal vez tienen reciente alguna experiencia mala con una familia y es lo que les viene a la mente. Y, efectivamente, otros profesores consideran que su trabajo no debe ser cuestionado. Afortunadamente la enorme mayoría sabe que trabajando en equipo con las madres y padres van a obtener un mejor resultado". Alfredo Fernández coincide en que "es verdad que implica conflictos, pero eso no significa que no haya que caminar juntos", también supone "complicarnos la vida. Se podría vivir mejor", pero defiende que dar la oportunidad a las familias de entrar en los centros "es mucho más efectivo". "Al final todo esto es pensando en los chicos. Cerrar la escuela a las familias es pensar en los profes, en estar más cómodos, que no haya problemas y nadie me mire y me pueda juzgar. Y abrir las puertas no es por las familias, es porque los beneficiados con los chicos". "Supone un esfuerzo, pero si tienes tu casa abierta a que la gente vea lo que hay y le gusta, trabaja y te obliga a estar en continua revisión, haciendo planteamientos nuevos. Si tienes tu casa cerrada, como solo sé yo lo que sucede, pues no pasa nada.Como en todos lados siempre hay gente que es muy pesada, pero son los menos. Y siendo asertivo y cuidadoso la gente termina respetando. Lo que más suele sorprender a los nuevos profesores que llegan al colegio es que las familias son muy respetuosas con la apertura del centro". Reconoce que también que al principio cuesta con esos maestros que llegan de nuevas al colegio y se encuentran "que van a tener a madres en clase mientras están trabajando", "les da pudor, lo primero que piensan es que van a estar juzgados y cuestionados. Nuestra experiencia es que se pasa pronto del recelo y del miedo al enamoramiento".  Los habrá que opinen que en un colegio que abarca únicamente Infantil y Primaria es más sencillo que en ciclos superiores. Fernández disiente: "No creo que haya más dificultad cuando son chicos mayores, lo que creo es que hay más voluntad. No creo que sea especialmente difícil en Secundaria, conozco centros así trabajando también los grupos interactivos, pero te complica más trabajar con otros que trabajar solos". Los padres que quieren, pero no pueden Leo Farache apunta como la segunda conclusión más llamativa del estudio "la llamada de atención a las empresas" para que faciliten esa colaboración, con un 95,8% de los educadores a favor. "En estos tiempos que todos asumimos que vamos corriendo como locos de un lado para otro, las empresas tienen también una responsabilidad importante para facilitar la relación entre las familias y la escuela". "La conciliacion familiar y laboral es un problema importante. La conciliación es poder participar activamente de la vida de tu hijos, que pasan más tiempo en el colegio que en casa. Los padres querrían participar más, pero laboralmente no pueden", afirma el director del Miguel Hernández. "Aquí hay posibilidades de participación para todos los gustos, pero si te pones a contar a la gente que participa de forma activa es poca. Hay gente que querría participar y sus horarios no le dan". Y se sigue dando que la mayoría de los que participan, son madres. "Tiene mucho que ver con quién trabaja fuera". Farache concluye con una recomendación para las familias y para los docentes. A los primeros les pide que sean "generosos con sus colegio, con los profesores". Y a los segundos "les animaría a aplicar lo que dicen de que no debe etiquetar a los alumnos y que no etiqueten a las familias. En todos los colegios hay madres y padres deseando colaborar, pues que se apoyen en ellos, igual que las marcas o las empresas se apoyan en sus mejores clientes para transmitir una buena disposición. Que descubran dónde están esas madres y padres, que van a descubrir que son muchos, más de los que piensan, que trabajen junto con ellos y serán los que les ayuden a facilitar la tarea de relacionarse con otras familias".
>> Leer más

El BOE publica el convenio de Mercadona: sueldo base de 1.300 euros y ampliación de paternidad a 7 semanas ()
EP Ha entrado en vigor el 1 de enero de 2019 y tendrá una duración de cinco años, hasta 2023. También introduce la ampliación de la excedencia por cuidado de hijos hasta que tengan 12 años. Mercadona El nuevo convenio colectivo de Mercadona, que contempla un sueldo base mínimo de 1.300 euros brutos al mes y la ampliación del permiso de paternidad hasta las siete semanas, frente a las cinco que marca la ley, ha sido publicado este lunes en el Boletín Oficial del estado (BOE). Dicho convenio, suscrito por la compañía y los sindicatos UGT y CC.OO. el pasado mes de diciembre, ha entrado en vigor el 1 de enero de 2019 y tendrá una duración de cinco años, hasta 2023. Al sueldo base se suman los complementos de la política retributiva de la compañía, con incrementos de un 11% anual hasta el tramo 5, y un aumento progresivo del salario base vinculado al IPC, además de mejoras en los pluses de nocturnidad y frío. "El nuevo marco laboral, más igualitario y social, refuerza el compromiso de Mercadona con el empleo estable y de calidad, avanza en sus condiciones laborales, al tiempo que consolida su apuesta por mejorar el poder adquisitivo de la plantilla", destacó la compañía en un comunicado tras la firma del nuevo convenio. El convenio incorpora medidas de carácter social y refuerza sus compromisos en materia de conciliación de la vida familiar y laboral. Entre las nuevas medidas, incluye la ampliación del permiso de paternidad hasta las siete semanas, frente a las cinco que actualmente recoge la ley, y el cobro del 100% del salario estando de baja por incapacidad temporal hasta los 18 meses. Igualmente introduce la ampliación de la excedencia por cuidado de hijos hasta que el menor cumpla los 12 años. Además, quienes tengan a su cuidado directo un menor de 12 años que estén disfrutando de una reducción de jornada, cuando se agote la edad máxima legal podrá solicitar un cambio de contrato a tiempo parcial hasta los 15 años del menor, y luego volver a tiempo total, si así lo desean. En materia de excedencias, el convenio contempla la posibilidad de solicitarla con reserva del puesto de trabajo hasta tres años en caso de violencia de género, así como otros derechos específicos en estos supuestos. Además, el nuevo marco establece un máximo de dos días a la semana de diez horas, incorpora la devolución de la 'bolsa de horas' en días completos cuando sean 12 horas o más, establecerá la implantación de un sistema de fichaje y fija no partir jornadas inferiores a cinco horas en tiempos totales. Sobre días libres, incluye para los trabajadores del área logística un mínimo de siete fines de semana al año y calendarios anuales de su jornada laboral.
>> Leer más

Más de 200 centros educativos en España ya imparten 'mindfulness' ()
20MINUTOS.ES Zaragoza celebrará el 25, 26 y 27 de abril el II Congreso de Mindfulness en la educación. Reunirá a algunos de los mayores expertos en España y de Europa. Mindfulness Zaragoza acogerá los días 25, 26 y 27 de abril el II Congreso sobre Mindfulness y Educación, única cita sobre estatécnica milenaria aplicada a la educación en un país de lengua castellana. El evento servirá de muestra para conocer lo que se está realizando en algunos de los más de 200 centros educativos que ya están impartiendo mindfulness en España, así como las investigaciones aplicadas al ámbito educativo. Como indica Javier García Campayo, director del congreso y una de las máximas referencias de esta técnica en Europa, "el congreso llega en un buen momento para la aplicación de mindfulness en el ámbito educativo, ya que esta misma semana el Reino Unido acaba de anunciar que en 370 escuelas los estudiantes comenzarán a practicar mindfulness dentro del currículo oficial". Campayo recuerda las ventajas que ofrece esta práctica "para aumentar la capacidad de concentración y memoria, el rendimiento escolar, así como la calidad de las relaciones interpersonales y del manejo de las emociones". Además, se produce una "mayor claridad en la toma de decisiones y una mayor creatividad en la resolución de conflictos". Por otra parte "disminuye los niveles de estrés de los alumnos y mejora su capacidad de gestionarlo". Pionero en España y Latinoamérica El gobierno del Reino Unido ha adoptado la medida de incluir mindfulness en el currículo oficial después de conocer en un estudio médico que casi el 13% de los niños y jóvenes ingleses, entre 5 y 19 años, sufrieron en 2017 al menos un episodio de desorden mental. Ese mismo estudio revela un incremento en desordenes mentales como la ansiedad o la depresión en la población entre 5 y 15 años pasando del 9% en 1999 al 11% en 2017, sobre todo en el caso de niñas. Además del Reino Unido, en países como Australia el gobierno quiere que el mindfulness sea materia curricular en 2020. En Holanda, por ejemplo, ya es una asignatura obligatoria, por ley, en primaria y secundaria. En el caso de España, miles de estudiantes ya reciben formación a través de programas como Aulas Felices en el caso de Aragón o el programa Treva en Cataluña, que veremos en el congreso.
>> Leer más

La octava ley de Educación en España desde 1970 será respetuosa con los conciertos y las lenguas cooficiales ()
MELISA TUYA A Podemos le preocupa que la ley de Isabel Celaá, que se conocerá en detalle "en muy pocos días", sea "una LOE maquillada". Celaá no aclara la cuantía ni quién tendrá que pagar de las cuotas de la Seguridad Social de los alumnos en prácticas. Estudiante La LOMCE, la última ley educativa aplicada hace cinco años por el gobierno de Rajoy con la crisis económica más que presente, "tomó un camino equivocado", "rompió el equilibrio alcanzado trabajosamente" en las normas anteriores,"desbarató el equilibrio en los consejos escolares" y se ha traducido en "el aumento del número de repeticiones de curso y el descenso de tasas de titulación". Esas han sido solo algunas de las opiniones expresadas por Isabel Celaá, ministra de Educación y Formación Profesional, durante su comparecencia este martes en el Congreso de los Diputados para explicar la reforma educativa que se trae entre manos y de la que conocimos las líneas generales en noviembre. Una comparecencia que se ha producido a petición de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea y en la que también el PP había requerido que explicase el Real Decreto publicado en diciembre y que implica la necesidad de que los alumnos en prácticas coticen a la Seguridad Social. La LOMCE de José Ignacio Wert es la ley que está aún en vigor y que Celaá se propone derogar "en breve plazo" con un anteproyecto de ley que pretende retornar a una LOE reformada, aunque la titular de Educación insiste en que "no es una respuesta coyuntural ni un regreso a fórmulas conocidas". Precisamente eso es lo que teme Ione Belarra, diputada por Navarra de Podemos: "Nos preocupa que nos traigan una LOGSE desempolvada o una LOE maquillada. Nadie entendería, tampoco desde la propia comunidad educativa, que nos trajeran una ley con la que volvemos atrás". Belarra asegura a 20minutos que su grupo pidió la comparecencia de la ministra precisamente "para promover que el gobierno sea valiente". Un Gobierno al que reconoce "la  voluntad de diálogo y llegar a acuerdos”, aunque el apoyo de Podemos a la nueva ley de Educación que ultima Celaá no está asegurado. "El escenario está completamente abierto", sostiene Belarra, que  afirma encontrar "sintonías", pero también "elementos que nos separan como es una apuesta clara por la escuela pública, y vamos a ser muy contundentes en esa exigencia". "Respetamos los conciertos, la función social que hacen los centros concertados. No respetamos la diversificación mercantil de algunas empresas que buscan negocios en la educación", ha sido la respuesta de Celaá en su intervención. Esa defensa de la pública, junto con lograr una educación "inclusiva y feminista", serían los tres puntos clave en las exigencias de la formación morada, aún a la espera de escrutar la letra pequeña de la ley, "que es muy importante", porque "una cosa son las pretensiones en un texto general sobre de qué va a ir la ley y otra es el propio articulado". Unas exigencias a las que se suma "la incorporación de metodologías innovadoras de manera clara, porque hay interés por parte de la ciudadanía"; la "estabilización de las plantillas" para combatir los altos niveles de interinidad del profesorado y que "los centros de Educación Especial vayan desapareciendo de manera paulatina y se conviertan en centros de recursos pedagógicos; exigimos un plan para revertir esa segregación". La octava ley desde 1970 La norma, que Isabel Celaá pretende facilitar a todos los grupos parlamentarios ya desarrollada "en muy pocos días", sería la octava ley educativa desde 1970. La preceden la ya mencionada LOMCE (2013), la LOE (2006), la LOCE (2002), la LOGSE (1990), la LODE (1985), la LOECE (1980) y la LGE (1970). La titular de Educación ha destacado que esta ley cuenta con "un mayor grado de acuerdo del que se aprecia en tertulias y debates políticos" y ha defendido la estabilidad del sistema educativo español, que suele acumular críticas por haber pasado por siete leyes orgánicas - ocho con la que está en cocina- en cuatro décadas. "No conviene hacer una lectura tan simple de la evolución de las normas básicas acerca de la educación. Todas las leyes han mantenido una misma estructura del sistema. Los estudiosos, no los meros opinadores, consideran que el sistema educativo español ha gozado de una estabilidad mayor de lo que se reconoce", ha defendido Celaá. La ministra no ha concretado qué nuevas medidas incorpora ni cuándo exactamente será una realidad, pero sí ha asegurado que va en consonancia con lo ya apuntado en el texto que dieron a conocer el pasado mes de noviembre, en el que destacaban aspectos como el respeto a las lenguas cooficiales, el menor peso de la asignatura de Religión, el otorgar de mayor capacidad decisoria a los consejos escolares, la limitación de las repeticiones, la flexibilización de los itinerarios o la posibilidad excepcional de conseguir el título con una asignatura suspensa. La ley en marcha incorpora unas pruebas de evaluación que han sido criticadas como ineficaces y "opacas" por Sandra Moneo, del Partido Popular. Isabel Celaá ha negado dicha opacidad, defendiendo su utilidad para las familias, de cara a los planes de mejora del centro y para que el Gobierno tome la temperatura al sistema: "El que no sean públicos en un ranking, que es algo vergonzoso y no lleva a nada, no es ser opacos". La ministra ha asegurado que en la nueva norma estará presente "la educación afectivo sexual y la prevención de violencia de género" y que "respecto a la Religión vamos hasta dónde podemos ir, lo que no cierra puertas en el horizonte".
>> Leer más