Empleo


César Bona: "Docentes valientes hay muchos, pero nos tienen que facilitar las cosas" ()
MELISA TUYA "Uno de los fines de la educación es hacernos entender que la diferencia es un valor y no un inconveniente". César Bona, maestro de Zaragoza que fue finalista a los Global Teacher Prize, lanza el libro La emoción de aprender. El 27 de noviembre se celebra el Día del Maestro en España. César Bona César Bona (Ainzón, 1972) es sin duda uno de los rostros de la docencia más conocidos de España. Lo es por su labor docente, reconocida en los prestigiosos Global Teacher Prize hace tres años, y también por su presencia en eventos relacionados con la educación y por sus libros, tanto cuentos como El asombroso mundo de Bernardo, como ensayos que invitan a reflexionar sobre nuestra relación con los niños y cómo los educamos como La nueva educación o Las escuelas que cambian el mundo, dos títulos que ya han vendido cerca de 100.000 ejemplares. De discurso reflexivo y empático, insiste en que los maestros deberían siempre "tener buen corazón" y recordar en todo momento que "trabajan para los niños". Hablamos con él tras la publicación de su último libro: La emoción de aprender (Plaza & Janés, 2018), que presenta a lo largo de diecinueve capítulos casos de niños y adultos que fracasaron en su día en la escuela y que alcanzaron el éxito en la vida. ¿No le pesa ser presentado como el mejor profesor de España? Yo siempre digo que eso es una invención de la prensa. Es un título que no me gusta nada y que no es cierto. Tengo la suerte de viajar un montón y en cada sitio descubro gente maravillosa que hace un trabajo anónimo impresionante de la que se puede aprender. ¿Cómo se describiría entonces? Como maestro. Para mí la palabra maestro tiene un matiz muy especial; es esa persona que inspira para la vida. Escuchándola echas la vista atrás y recuerdas a aquellas personas que estuvieron contigo cuando eras niño. Por desgracia recordamos de esa manera a muy pocos. Sí, es cierto. Pero siempre hay uno o dos que eran especiales por un motivo o por otro. Este último libro ha nacido de sus viajes. ¿Cuánto tiempo lleva viajando? Unos tres años. ¿Echa de menos estar en una clase? Claro que lo echo de menos. Mi esencia sale precisamente cuando estoy con niños.  Pero también me siento tremendamente afortunado, porque es cuando sales cuando descubres todas las cosas que se están haciendo. Ojalá tuviéramos todos la oportunidad de salir una semana al año, de intercambiar experiencias. ¿Qué objetivo tiene La buena educación? Se resume en la dedicatoria. Me costó muchísimo poner esas tres frases. Quería definir precisamente el objetivo. "Este libro está dedicado a todas las personas que se han sentido incomprendidas. A aquellas  que han superado prejuicios de otros y han salido adelante o a aquellas que han superado prejuicios propios y han abrazado nuevas ideas". Y hay que preguntarse qué es más difícil, sentirse incomprendido, superar prejuicios de otros o prejuicios propios y abrir la mente. Su libro empieza con una anécdota sobre un niño con síndrome de Down y hay en él hay mucha inclusión. Cuando sales a la calle cada una de las personas con la que te encuentras es diferente.  Eso es lo que hay en la sociedad, personas diferentes, y uno de los fines de la educación es hacernos entender que  la diferencia es un valor y no un inconveniente. Si consiguiéramos simplemente eso, habríamos dado muchísimos pasos adelante. Nos ahorraríamos temas como el acoso escolar, como el acoso en general, o como muchas injusticias que estamos viendo en el mundo. ¿Qué opinión le merece la Educación Especial, sobre la que tanto se está debatiendo últimamente? La Educación Especial hace  años fue un paso fundamental para dar a los niños y niñas la oportunidad que no habrían tenido, injustamente además. Ahora  hemos de luchar por la inclusión, por difícil que parezca, precisamente para que ya no solo las personas con distintas capacidades se sientan incluidas, sino también para que el resto entiendan que somos diferentes, pero también iguales y con los mismos derechos. Es complejo y hay que invertir. Y no solo en lo material, también en el factor humano. Crítica en el libro que nadie le enseñó a tratar a los diferentes. ¿Es uno de los grandes retos de la formación del profesorado? He hablado con muchas personas que han acabado ahora Magisterio -  yo lo voy a llamar siempre Magisterio - y si estudian por ejemplo Pedagogía Terapeútica (PT), son más o menos cuatro meses los que estudian específicamente entender mejor las diferencias. ¡Cuatro meses!.  Solo eso respecto al resto de docentes que estudian para Inglés, para Primaria o para Música. Pero es que los demás ni siquiera estudian esos cuatro meses. También, cuando viajas, te das cuenta de que hay miles y miles de docentes que están deseando formarse. Eso tiene que quedar claro. Obviamente no todos, pero sí muchísimos. Y ese interés revierte en la educación de nuestros hijos.  ¿Qué otros retos tendrían los maestros? Pues pensar que la escuela no ha de educar solo para la escuela, porque si no dejaría de tener contacto con la sociedad.  Es importante también que seamos conscientes de que existe un compromiso social y con la naturaleza que vamos a tener que enseñar a los niños y a las niñas, y va a ser difícil educar en ese compromiso si uno no lo ha vivido antes. El tener que nadar muchas veces contracorriente. Con frecuencia, aunque uno considere la importancia de educar en la convivencia, luego llega al aula y no hay ni tiempo ni espacio para ello. Conocerse unos a otros, que los chicos aporten cosas que tienen dentro, es muy difícil si tienes de 9 a 10 matemáticas, de 10 a 11 inglés... Necesitamos gente valiente que cambie todo eso. Y me refiero a la Administración Pública, porque docentes valientes hay muchos, pero nos tienen que facilitar las cosas. Las familias también estamos muy presentes. ¿Estamos preparados para hacer equipo con esos docentes valientes? Muchas veces queremos cambios  y luego no sabemos si los aceptaremos o no. Admiramos esos cambios cuando vienen de fuera. Cuantos más kilómetros se dan entre esos cambios y nosotros, más los admiramos. Un ejemplo típico es Finlandia. Si allí tiran las paredes de las aulas desde aquí dirían: " ¡Guau, qué valientes! Seguro que funciona". Si tú propones tirar aquí las paredes del aula te dirán: "¡Pero dónde vas!". Y también hay muchas familias que apuestan por esto y encuentran muchas reticencias. El trabajo en equipo es fundamental. El diálogo, entender que no podemos seguir educando como nosotros fuimos educados. Necesitamos mentes abiertas. Tenemos que entender que todo evoluciona, la medicina, la tecnología, las comunicaciones y la educación ha de estar en vanguardia  porque necesitamos preparar chicos y chicas para un mundo que está en continuo cambio. Ahora más que nunca. Cualquier tiempo pasado no siempre fue mejor.  La añoranza la entendemos como algo positivo. Pero aunque a mí no me fue tan mal, a miles de niños y niñas no les fue tan bien. Y efectivamente hay muchas cosas positivas. Siempre hago referencia a esta lucha absurda entre escuela tradicional y la innovación. De lo que yo hablo, no tiene nada que ver con la innovación, tiene que ver con estimular, con cuidar las relaciones humanas. Y eso se hacía en muchos casos hace muchos años. Y en otros no. Lo de la letra con sangre que se decía no engloba a todos los docentes que había antes y son de esos de los que nos acordamos. Le confieso que cuando leía su libro, olvidaba que era un maestro quién me hablaba. Es que no tenía solo mirada de maestro. Se conjugaban las miradas. Por una parte era un maestro con los adultos que hacían un viaje en el tiempo a su infancia y hablamos de gente que se veía entonces como carne de fracaso, gente con TDAH, dislexia... En la historia de la Cañada Real se mezcla el maestro y el viajero con alguien que se preocupa por la infancia. Tú nombras Cañada Real y todo el mundo enseguida te dice "el mercado de la droga", tenemos que cambiar la definición para que la gente se dé cuenta de que hay muchísimo más que eso; que de 8.000 personas que hay, cerca de 3.000 son niños y niñas de hasta 16 años. No es el mercado de la droga, es el lugar en el que hay 3.000 niños esperando nuestra ayuda o al menos un cambio de visión. ¿Lo escribió pensado en las familias, en educadores? Para las familias, para que entendamos un poco mejor a nuestros hijos. Para los maestros, para que entendamos un poco mejor a nuestros alumnos. En general para que entendamos un poco mejor a la gente con la que nos cruzamos por la calle y la tratemos con todo el respeto que se merecen. De las casi veinte historias que alberga, ¿tiene alguna favorita? Cada una de ellas te aporta algo totalmente distinto. No me podría quedar con una. Está Odio heredado, que tiene que ver con que muchas veces vemos que sucede algo en un aula, vemos a un niño que golpea a otro e inmediatamente vemos a una víctima y un agresor cuando lo más probable, siendo niños, es que los dos sean víctimas. Está El abrazo de Violeta, que fue tan especial conocerla en la feria de Madrid y me hizo llorar. O Soy feminista, que es tremendamente importante para entender que todos tenemos los mismos derechos y todos tenemos que dar un paso adelante, sobre todo los hombres. No hace mucho han sido polémicas las declaraciones de la ministra Isabel Celaá hablando de la posibilidad de que los alumnos aprueben Bachillerato con un suspenso. ¿Qué opinión le merece? Es un tema tremendamente complejo y es imposible de resumir en una frase o en un párrafo. Esto me lleva directamente de nuevo a lo que sentí tras visitar la Cañada Real. Estaba en el hotel después de haber visto niños y niñas que están en un contexto tremendamente complicado y que van al aula y tienen que repetir porque no superan la vara de medir que les ponemos y a lo mejor ahí se quedan estancados; niños que si habían logrado un anclaje con algún niño, pues adiós que aquí me quedo. Especialmente después de aquella visita a la Cañada yo me dije con qué criterio como maestro puedo  decirle yo a uno de los niños o de las niñas que he visto que no pueden seguir adelante, cuando necesitan unas herramientas que se supone que todos  tienen que venir con ellas de base y les faltan.  Sobre todo herramientas sociales.  ¿Como es posible que haya un fracaso escolar tan grande? El fin de la educación debería ser precisamente darnos herramientas. No podemos tender a finalizar todo como en un embudo con una nota que te permita hacer una carrera o no, debería ser el lugar perfecto para ayudar a las familias a educar a sus hijos y a sus hijas. El Gobierno de Aragón contó con su opinión hace dos años. ¿El Gobierno se la ha pedido de cara a las reformas que están preparando? Habrá gente muy preparada que estará dando su opinión y que seguramente será válida, pero espero y deseo que se cuente con la opinión de docentes, de las familias y de los grandes ausentes siendo los grandes protagonistas que son los niños y los adolescentes. Hablo desde el verbo escuchar, que  siempre lo llevo conmigo. Qué menos que conocer a esas personas a las cuales pretendes educar y para eso hay que escucharlos mucho más de lo que lo hacemos. ¿Qué propondría que tuvieran en cuenta? Nos hace falta estimular algo que nos viene de serie, que es nuestra relación con los demás. Probablemente otros te digan otras cosas, como que el bilingüismo es fundamental. Pues muy bien. Pero para mí, antes que saber expresarme en tres idiomas -y te lo dice alguien que ha estudiado Filología- es preferible que nos sepamos relacionar bien y con respeto con otras personas. Deberíamos pensar mucho más en los niños y en las niñas y en que la infancia vuela. ¿Y alguna propuesta más concreta? Pues entre una clase de 25 y una clase de 10, sería mejor obviamente lo segundo y para eso hay que invertir en factor humano, en que en lugar de un docente haya dos. Que el currículum, en lugar de ampliarlo, lo recorten muchísimo y nos dejen espacio para que podamos conocer a los chicos. Vuelvo a lo mismo de siempre. Ahora mismo si dijeran al día tenemos seis horas con los chavales y tres se van a dedicar a que los chicos se conozcan, pues yo voto que sí. Y llegarán otros diciendo, "sí, vamos a perder el tiempo con esto y no van a adquirir los conocimientos necesarios",  porque cada uno tiene su prioridad. Filosofía desde Infantil ya, pero no como el estudio de la historia de la Filosofía, sino como enseñar a pensar. Con la Educación Física debería haber mucho más movimiento del que hay. O con el arte, que para muchos no es suficientemente importante y que es algo que nos sublima como personas. Y muchos dirán "eso es inútil , eso no sirve". No podemos tener la misma opinión todos. Da tu opinión, pero sin faltar al respeto. Con la Educación hay muchos temas en los que los ánimos se caldean demasiado. Deberes sí o no. Tendemos a dicotimizar todo. Pues a lo mejor a veces se necesitan deberes para ciertas cosas, pero unos deberes interesantes, que  pueden ser ir con tus padres a una librería o que hagas una tarta de chocolate y no estar rellenando una hoja. Eso estaría facilitando la relación hijos y familia. Yo creo que la escuela debe colaborar también en eso.
>> Leer más

La Sirena contratará a 295 personas para afrontar la campaña de Navidad ()
EFE La oferta incluye 235 puestos en Cataluña y 60 en las comunidades de Madrid y Valencia. La campaña de Navidad generará más de 400.000 contratos de trabajo por primera vez en la historia. Imagen de archivo de un local de La Sirena La cadena de congelados La Sirena ha anunciado que contratará a 295 personas para trabajar durante la campaña de Navidad, 235 en Cataluña y 60 en las comunidades de Madrid y Valencia, y que está en proceso de búsqueda de candidatos. La compañía busca reforzar sus más de 250 tiendas en Barcelona, Girona, Lleida, Tarragona, Madrid capital y cercanías, Segovia, Valencia y Torrent en temporada navideña, con posibilidad de seguir trabajando durante las vacaciones de invierno, de enero hasta marzo, ha precisado La Sirena en un comunicado. La cadena, que cuenta con 1.100 trabajadores en España, busca personas para ocupar los puestos de cajero o reponedor, "con grandes habilidades comerciales, orientadas al cliente y que les entusiasme la venta", así como con disponibilidad horaria de lunes a sábado y festivos autorizados entre los días 1 y 31 de diciembre.
>> Leer más

Rafaela Pimentel: "Las empleadas de hogar tenemos que valorarnos y reclamar nuestros derechos" ()
MELISA TUYA "Hay pocas residencias, pocas guarderías, pocas ayudas públicas, y hay familias que no tienen recursos y cada vez más acuden a una trabajadora de hogar". Rafaela Pimentel, activista por las personas que se dedican al trabajo doméstico, premio Avanzadoras 2018. Rafaela Pimentel Rafaela Pimentel (Baní, 1960) habla calmada. El tono es al tiempo conciliador y reivindicativo, con un acento de  República Dominicana suavizado tras 26 años viviendo en España. Llegó a Madrid para reunirse con su hijo, que entonces tenía doce años, y con su pareja. Desde entonces trabaja como empleada del hogar y, a partir de 1995 dedica tiempo y energía a la causa de visibilizar y mejorar las condiciones de las personas que se dedican al trabajo doméstico dentro del colectivo Territorio Doméstico. Por su labor en primera línea de fuego en esa batalla larga y compleja, en la que hay que pelear tanto por el orgullo por ejercer una labor aún estigmatizada pero imprescindible para la marcha de la sociedad como por lograr los derechos laborales más básicos, Rafaela ha sido la galardonada con el premio Avanzadoras que organizan anualmente Oxfam Intermón y 20minutos. Hablamos con ella antes de entregarle este premio, que distingue a las mujeres que contribuyen a que la sociedad sea más justa e igualitaria, mejor para todos. Ya en República Dominicana trabajó en una ONG varios años. ¿Siempre tuvo desde niña ese interés por ayudar, por hacer avanzar a los demás? En mi país, antes de llegar aquí, estuve ayudando con todo el tema de los huracanes desde muy jovencita. También estuve con grupos de mujeres, de feminismo, desde 1984.  Sí que tenía ese interés de estar con otra gente, de organizarnos, de echar una mano.  En usted confluyen el feminismo y la defensa de las empleadas del hogar. ¿El feminismo ayuda a la causa de visibilizar y dignificar el trabajo doméstico? Yo creo que sí. El empleo del hogar y el trabajo de los cuidados lo hemos hecho las mujeres toda la vida, de manera remunerada y no remunerada.  Nuestra lucha, la de las que lo hacemos de forma remunerada, es una conexión con otras luchas.  A todas las mujeres, que lo que estamos haciendo es sostener a la sociedad, se nos debe eso históricamente. ¿Cómo vive la actual explosión del feminismo? Estoy muy contenta. Muchas mujeres estamos despertando, aunque aún faltan muchas. Siempre he participado con mi colectivo en los 8 de marzo y era una ilusión ir todos los años, pero lo del año pasado fue brutal. Me  encontraba muchas compañeras muy jovencitas cuando íbamos a contar la huelga y yo decía al ver a esas niñas escuchando lo que les decíamos las mujeres de cincuenta y pico años: "Uf, ahora me puedo morir tranquila, porque veo que hay un relevo". ¿Por qué es importante la visibilización del trabajo doméstico? El trabajo doméstico y los cuidados siempre han estado en un ámbito privado. Es como un trabajo de hormiguitas. Tú sabes que ahí hay algo, pero ni te quieres enterar ni le das importancia. A nosotras mismas nos cuesta también darle importancia.  Muchas de las mujeres que llegamos de fuera teníamos y buscábamos otros trabajos y no sabíamos que lo que estábamos haciendo era clave para la vida de muchas personas. Si nosotras no lo hiciéramos, la sociedad no funcionaría. Visibilizar eso, que se sepa que nosotras hacemos que la vida se sostenga, es importante. Lo que no se visibiliza no se transforma. Al cuidado de las empleadas domésticas dejamos lo que más queremos: a nuestros hijos, nuestros mayores. Estoy acordándome de que los profesores suelen quejarse de que se sienten poco valorados cuando les estamos dejando lo más preciado, a nuestros niños.  Pues imagínate nosotras. Estamos en lo último de lo último. El empleo doméstico es algo estigmatizado. Yo cada vez que me subo en un avión y veo a las azafatas y los azafatos haciendo su trabajo me digo, esto es como el empleo de hogar. El avión es la casa. Y fíjate tú, tienen sus convenios, están bien valorados. Exceptuando gente a la que se le vaya la cabeza, a nadie se le ocurre faltarles al respeto o tocarles el culo, porque se la carga. Y sin embargo a una empleada del hogar no la valoran, la gritan, la insultan, no la pagan lo que la tienen que pagar...  a menos que llegues a familias como la que tengo yo, pero no debemos depender de la suerte de encontrar unos buenos empleadores que te respeten. Usted siempre habla de la suerte que ha tenido con sus empleadores, ¿son mayoría o minoría las personas que trabajan con unas condiciones dignas y a las que se valora? Se encuentran muy pocas. Cada vez este trabajo está más precarizado. Hay pocas residencias, pocas guarderías, pocas ayudas públicas, y hay familias que no tienen recursos y cada vez más acuden a una trabajadora de hogar.  Y cada vez nos dicen más que hay gente buscando una trabajadora que no tenga papeles, porque así no van a pagar  la seguridad social, no le van a hacer contrato. La mala gente va buscándose sus maneras. Esto es como la ley de la selva. ¿No ha mejorado en los últimos tiempos? Ha mejorado en que se conoce que las trabajadoras tenemos unos derechos. Lo del 2011, esa lucha que tuvimos y acabó en el Real Decreto 29/2012, supuso unas mejorías. Entramos en un régimen general de un sistema especial, hasta entonces no se reconocía el derecho de las trabajadoras de hogar a tener un contrato, a que no se las tenía que pagar en mano, a una cosa muy importante: cotizar. Mira, hasta 2011 teníamos que esperar 29 días para que se nos reconociera una baja laboral, cuando tenemos todas las papeletas de que nos pueda pasar algo: nos podemos caer de una escalera, nos podemos quemar, nos podemos hacer daño levantando a una persona o jugando con los niños.  Durante estos años ha habido mujeres que han sido muy valientes y han denunciado los despidos improcedentes y han ganado. Fue entonces cuando se reconocieron esos derechos. Yo creo que ha mejorado en ese sentido aunque todavía tenemos que estar peleando porque hay que avanzar y porque la ley que ya hay no se está cumpliendo. Estamos viendo y felicitando a las mujeres que destacan en distintos campos como la política, la empresa o la ciencia. ¿Los avances de muchas mujeres se construyen sobre los sacrificios de otras tantas mujeres? Muchas mujeres saben que lo que ellas son, es porque hay alguien haciendo ese trabajo en su hogar. Y muchas veces son mujeres sin contrato, sin reconocimiento, con salarios paupérrimos. Le están quitando a esas personas poder avanzar en su proyecto de vida para avanzar ellas en el suyo. Las mujeres que han salido al ámbito público, a trabajar, tienen también esa deuda. La sensibilidad y solidaridad de muchas mujeres es  nula. A nosotras nos despidieron a una mujer por teléfono hace dos años por quedarse embarazada. Llevaba doce años trabajando en esa casa y ganó el juicio. ¿Cuántos despidos ganados han llevado en Territorio Doméstico? 14 o 15. El domingo pasado una chica que llevaba siete años trabajando y acaba de ganar un despido lo contaba en un taller, y había otras mujeres que habían pasado por esa situación y se dieron cuenta  de que les habían hecho lo mismo. A una le dimos la información de que, aunque haya pasado un año, puede reclamar. ¿En qué más se ha avanzado? En ser visibles. No tiene nada que ver con cuando nosotras empezamos en el 2006. Ahora se está hablando de cuidados, del empleo de hogar, antes ni siquiera se mencionaba. Ahí sí creemos que ha habido una mejora bastante grande. También es importante el avance en la organización de las mujeres en estos sectores y la alianza con otros colectivos. La ministra de trabajo, Magdalena Valerio, ha expresado en varias ocasiones la importancia que tiene el sector de los cuidados y que va a ser mucho mayor por el envejecimiento de la población. ¿Le están dando los políticos la importancia que merece? No. Y si le dan la importancia, no tienen la voluntad política.  Nosotras, en el mes de julio, tuvimos reuniones con ellos por el tema de la enmienda. Te explico, en 2011 se nos dijo que en el 2019 estaríamos en el régimen general de la Seguridad Social. Fue una promesa que hemos estado esperando todo este tiempo, siguiendo con nuestra lucha porque las situaciones que están viviendo las compañeras no son como para esperar. Hace muchísimo tiempo que en Europa se ha dicho que los regímenes especiales no pueden existir, pero el PP en primavera incluyó una enmienda con la que nos dijeron que había que esperar al 2024, así que las trabajadoras de hogar no aguantamos más y nos fuimos a protestar al Senado, al Congreso, a los ayuntamientos...  Tuvimos reuniones con los partidos políticos, con el PSOE  que no era en ese entonces el Gobierno y que estuvo muy interesado en escuchar; pero luego nos costó muchísimo que pudiéramos hablar con ellos. Lo hicimos, salió una reunión con el Secretario de Seguridad Social, Octavio Granado, y con la Secretaria de Migración y Género, Consuelo Rumí, en la que nos dijeron que teníamos que designar a una persona porque iban a hacer una mesa de negociación. Nosotros enviamos una persona inmediatamente, también enviamos 75 medidas que podrían servir. Tenían que habernos llamado en septiembre, pero todavía estamos esperando. Y nos hemos dado cuenta de que han negociado por nosotras, porque han salido titulares en la prensa de que el Gobierno va a ratificar el convenio 189 de la OIT, pero a nosotras no nos han llamado. Han negociado siempre por nosotras los sindicatos, pero queremos negociar nosotras mismas, queremos estar en la mesa. ¿Y creen que el convenio 189 será finalmente ratificado y efectivo, aún sin ustedes? Cuando salió en los medios muchas trabajadoras estaban muy felices, casi brindando, como si ya lo hubiéramos conseguido. Pero no es verdad y no hay voluntad política para hacerlo. Si nos dicen que van a ratificar el convenio así, sin más medidas, va a ser ponerse la medallita de esta lucha que nos está costando tanto. La mayoría de los políticos, la mayoría de los líderes de los sindicatos, tienen trabajadoras de hogar en su casa. La mayoría son hombres y no quieren meterse en ese tinglado. ¿Las mujeres conocen sus derechos? ¿Lo que podrían denunciar? Es el objetivo de Territorio Doméstico. Nuestro primer empeño fue encontrarnos y escucharnos, porque la mayoría estábamos solas acá. No teníamos siquiera un sitio de encuentro. Lo primero que hicimos fue talleres de derechos laborales y así seguimos estos más de diez años.  La información está llegando, pero hace falta más, porque cada vez que damos talleres hay mujeres que salen con preguntas. Hay gente que no sabe que tiene que tener 36 horas de descanso. Se están dando situaciones increíbles, de encontrarnos gente que no libra ningún día. Ninguno. El otro día nos llamó una compañera para ver qué podíamos hacer porque había una chavalita de 23 años con unos abuelos y la tenían durmiendo en el suelo. No te dan permiso para ir al médico. Por eso nació el observatorio Jeanneth Beltrán entre Senda de Cuidados y Territorio Doméstico, para recoger estas situaciones y poder hacer una denuncia colectiva dentro de un año. Se están dando muchas vulneraciones de derechos, pero muchas mujeres ni lo ven así, no son conscientes. Y luego se da la circunstancia de que muchas trabajadoras del hogar están en la cuerda floja. No puedes decir yo esto lo entiendo y lo peleo cuando esas remesas que envías están sosteniendo a tus hijos que están estudiando, cuando el dinero para tratar con quimio un cáncer lo está mandando desde aquí. Por eso muchas mujeres están aguantando situaciones muy graves, porque están sosteniendo a familias enteras. Son muy vulnerables, es muy difícil. ¿Qué le diría a las mujeres que están aquí trabajando en el ámbito doméstico? Que hay que organizarse, que tienen que valorar su trabajo y que sepan sus derechos y los reclamen. Pero lo más importante es estar juntas, porque reclamar sola es complicado. El trabajo que estamos haciendo no nos da tiempo para hacer muchas cosas, pero hay que sacar un momentito para buscar a las compañeras. Tenemos que reconocernos, que encontrarnos y conocer nuestros derechos, para que así podamos encontrar a otras compañeras y decirles cuáles son. Que busquen información, que le digan a otra compañera en el parque, en el supermercado, yo hago trabajo de hogar, qué información tienes tú y qué  información te puedo dar yo. Y decirlo con orgullo. Claro. Es muy importante que sepamos todas las trabajadoras del hogar y las cuidadoras que lo que estamos haciendo es un trabajo valioso. No venimos a quitar un trabajo a nadie, lo que estamos haciendo es necesario. A las compañeras que no han llegado al proceso de reconocer que este trabajo es importante, que piensen que tienen un trabajo que hace que se mueva el mundo, que avancen las sociedades.  Y lo que tenemos que pelear es porque nos lo valoren. ¿Y qué diría a los empleadores? Que se pongan en la piel de esas trabajadoras. ¿Qué harían ellos si estuvieran en un trabajo en el que no tuvieran derecho ni Seguridad Social ni a vacaciones y se les gritara? Siempre digo a los empleadores que es muy fácil tener a una trabajadora de hogar con sus derechos, es solo tener la voluntad de hacerlo, simplemente eso. Y hay que decirles también que hay empleadores que ya lo hacen y es una satisfacción cuando cumples con esos derechos hacia esa trabajadora y que compensa. Yo llevo 21 años en la misma casa y sé bien que vamos a sacar ventajas para las dos partes. Tú me dejas a mí tus tesoros  y yo voy a estar ahí, nos vamos a sentir cómodos, no vas a tener la preocupación de que si me ofrecen otro trabajo me vaya. Y a los empleadores que tienen a una trabajadora de hogar y no tienen recursos suficientes para tenerla en condiciones, que reclamen  porque tenemos derecho a políticas públicas. Estamos dejando en manos de los empleadores y de los trabajadoras una responsabilidad que es de las administraciones públicas. Esto es una mesa de tres patas, empleadas de hogar, empleadores y Estado. El Estado no está haciendo nada, las familias que pueden tener una trabajadora en condiciones, muchas veces no la tienen, y otras familias que tendrían trabajadoras en condiciones, no tienen los recursos.  Hay muchas políticas de igualdad y reconocimientos a las mujeres, pero pocas ayudas para esta gran empresa que son los hogares. Por último, ¿qué les pediría a nuestros políticos? Que pongan el tema de los cuidados en el centro. Hay políticas que hacen que son paños tibios mientras hay vidas de mujeres lapidadas por trabajar en condiciones paupérrimas. Que dejen de darnos cursitos de formación, que muchas veces no valen para nada y que dejan fuera a las mujeres sin papeles, y que vayan verdaderamente al fondo de la situación. Los cuidados ahora en las administraciones públicas están tomados por empresas que contratan a unas trabajadoras de ayuda a domicilio en condiciones muy precarias y nosotras exigimos desde siempre que a esas empresas les hagan unos pliegos éticos y hemos querido entrar como cooperativas, pero no nos dejan y las Administraciones Públicas no quieren romper con esos dos monopolios. Hay una ley de extranjería que es incoherente y que tienen que tener en cuenta, porque hay muchas mujeres sin papeles ejerciendo este trabajo. Hay que terminar de ratificar ese convenio 189 de la OIT, pero no solo eso, hay que aplicar las medidas como en otros países de los que podrían tomar ejemplo. Y hay que hacer políticas públicas para mejorar esta situación.
>> Leer más

La Fundación Biodiversidad destina casi 6 millones de euros a proyectos que fomentan el empleo verde y azul ()
20MINUTOS.ES 43 entidades desarrollarán 45 proyectos en el programa Empleaverde. Son propuestas relacionadas con mitigación del cambio climático, pesca sostenible y ahorro energético, entre otros sectores. Empleaverde Fundación Biodiversidad La Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica, ha informado este jueves de que ha destinado 5,82 millones de euros para impulsar proyectos que fomenten el empleo y la economía verde y azul. Es parte de la convocatoria de subvenciones 2018 del Programa Empleaverde. 43 entidades desarrollarán 45 proyectos dirigidos a unas 7.000 personas, entre ciudadanos en situación de desempleo y emprendedoras de diferentes sectores, como la mitigación del cambio climático, la pesca y la acuicultura sostenible, el ahorro y la eficiencia energética o la gestión forestal sostenible. Otros proyectos se centran en la agricultura sostenible, el transporte y la movilidad sostenible, el turismo sostenible verde y azul o la economía circular. El Programa Empleaverde ha cofinanciado hasta la fechas 339 proyectos, ha colaborado con 500 organizaciones y ha apoyado a 1.300.000 destinatarios, creando 2.600 empresas y líneas de negocio en sectores económicos vinculados al medio ambiente. El programa tiene previsto destinar hasta 2023 67 millones de euros con el objetivo de apoyar a más de 50.000 personas y a 3.000 empresas. A principios de 2019 se abrirá la tercera convocatoria de subvenciones, en la que más de 10 millones irán destinados a impulsar la economía azul. Así, se pretende crear 600 empleos y apoyar a 400 empresas, así como formar a más de 3.200 personas vinculadas al mar. Colectivos prioritarios Además de fomentar una economía sostenible, Empleaverde (cofinanciado por el Fondo Social Europeo) busca de ofrecer una salida a colectivos prioritarios como mujeres, personas mayores de 45 años, jóvenes menores de 35, inmigrantes, personas con discapacidad y residentes en áreas protegidas o zonas rurales. Desde el año 2001, la Fundación Biodiversidad ha sido organismo intermedio del FSE, participando en los Programas Iniciativa Empresarial y Formación Continua (2000- 2006) y Adaptabilidad y Empleo (2007-2013). Esta es la segunda de las convocatorias que, con carácter anual, lanza la Fundación Biodiversidad en el marco del Empleaverde 2017-2023.
>> Leer más

Cambridge lanza en España una prueba 'online' de nivel de inglés que ofrece resultados en 48 horas ()
EUROPA PRESS La prueba se puede realizar en un tiempo máximo de 2 horas y 25 minutos: accede aquí a la prueba. Estudiar inglés La fundación Cambridge English, perteneciente a la Universidad de Cambridge (Reino Unido), ha lanzado una nueva prueba multinivel de inglés online que ofrece resultados en 48 horas con "la misma fiabilidad y calidad que caracteriza las pruebas de Cambridge", según destaca la fundación. La prueba, que lleva el nombre de Linguaskill, se diferencia de las titulaciones tradicionales de Cambridge, como el B2 First o C1 Advanced, en que éstas están diseñadas para apoyar un aprendizaje paso a paso, y se adentran en profundidad en un nivel concreto para "sentar las bases de un buen nivel de inglés", mientras Linguaskill es una prueba multinivel en la que ni se aprueba ni se suspende". Cómo funciona Según explica la fundación, la nueva prueba online es modular y ofrece la oportunidad de decidir qué destreza o destrezas evaluar: comprensión de lectura y auditiva (combinadas), expresión oral o expresión escrita. El examen se realiza exclusivamente por ordenador y sin fechas fijas. Los resultados se obtienen de forma inmediata para el módulo de comprensión de lectura y auditiva, en un máximo de 12 horas para expresión escrita y 48 horas para expresión oral. Reconocida por ACLES y CRUE La prueba se puede realizar en un tiempo máximo de 2 horas y 25 minutos, lo que dura esta con las cuatro destrezas, en donde la plataforma va evaluando al candidato: si este responde correctamente una pregunta, la siguiente será más difícil y, si la respuesta es incorrecta, será más fácil. "Así se va calibrando el nivel exacto de forma precisa, rápida, segura y siempre alineado con los niveles del Marco Común Europeo de Referencia (MCER)", explican desde Cambridge, destacando que la prueba está reconocida por ACLES (Asociación de Centros de Lengua de Enseñanza Superior) y CRUE (Conferencia de Rectores de Universidades Españolas). "Linguaskill será la solución para aquellos que busquen probar su nivel de forma rápida y precisa, por ejemplo, para los estudiantes universitarios que tengan que demostrar su nivel de inglés para obtener su grado, o bien instituciones o empresas que necesiten valorar de forma objetiva el nivel de inglés de un candidato o grupo de candidatos", añaden.
>> Leer más