Ciencia


Confirman la existencia de hielo en la superficie de los polos de la Luna ()
EFE La mayor parte del hielo hallado se ubica a la sombra de cráteres. ¿Y si la luna se formó en realidad dentro de la Tierra? Distribución del hielo en los polos de la Luna. Un equipo de científicos ha observado directamente "evidencias definitivas" de la existencia de agua helada en la superficie de la Luna en las zonas "más oscuras y frías de sus regiones polares", informó la Nasa en su página web. La mayor parte del hielo hallado se ubica a la sombra de cráteres, donde las temperaturas más altas nunca superan los -156ºC, debido a que la pequeña inclinación del eje de la Luna hace que la luz solar nunca llegue a esas regiones. Dichos depósitos están distribuidos de forma irregular y "podrían posiblemente ser antiguos", según las observaciones para las que se han empleado datos de un instrumento de la Nasa llamado Moon Mineralogy Mapper (Cartógrafo Mineral de la Luna), M3. En el polo sur, la mayoría del hielo está concentrado en los cráteres de satélite terrestre, mientras que en el polo norte la presencia de agua helada está más generalizada, pero escasamente extendida. El equipo, dirigido por científicos de las universidades estadounidenses de Hawai y Brown y de Centro de Investigación Ames de la Nasa identificaron "tres firmas específicas que definitivamente prueban que hay hielo en superficie de la Luna". Datos desde 2008 El M3, a bordo de la sonda lunar india Chandrayaan-1 que fue lanzada al espacio en 2008, estaba especialmente equipado para confirmar la presencia de hielo en la Luna. Este instrumento recogió datos que no solo captaba las propiedades reflectantes que se esperan del hielo, sino que también era capaz de medir, de forma directa, la forma inconfundible en que sus moléculas absorben la luz infrarroja, de manera que podía diferenciar entre agua, vapor o hielo. La Nasa recuerda que observaciones indirectas hechas anteriormente detectaron posibles signos de agua en la superficie el polo sur de la Luna, pero esos datos también podían explicarlos otros fenómenos, como un suelo lunar que fuera "inusualmente reflectante". Los expertos consideran que con suficiente hielo en su capa más superficial, el agua podría ser un recurso para futuras expediciones de exploración o incluso para permanecer en la Luna e incluso sería más accesible que el agua detectada bajo el suelo del satélite. Saber más cosas sobre este hielo y cómo llegó hasta allí y cómo interactúa con otros ambientes lunares más grandes será "un enfoque clave para la Nasa y sus socios comerciales" a medida que se esfuerza "por regresar y explorar nuestro vecino más cercano, la Luna", señala la agencia estadounidense en su web.
>> Leer más

Así es Aeolus, el satélite que estudiará los vientos y mejorará las predicciones meteorológicas ()
EFE Se trata del quinto satélite europeo dedicado específicamente a explorar y conocer la Tierra. El satélite será capaz de medir vientos con una precisión de hasta dos metros por segundo. Satélite Aeolus El satélite Aeolus, el "guardián de los vientos", según la mitología griega, espera ya en la Guayana Francesa su lanzamiento al espacio para comenzar su misión de estudiar los vientos y contribuir así a afinar las predicciones meteorológicas. Aeolus contribuirá a disponer de un conocimiento más profundo de la atmósfera y de su dinámica y mejorará así los modelos a corto y medio plazo, pero además mejorará los modelos climáticos a largo plazo, necesarios para conocer cómo afectará a la Tierra el cambio climático durante las próximas décadas. Así lo ha expuesto a Efe el meteorólogo Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), quien ha observado que la Península Ibérica podría ser una de las regiones más afectadas por el cambio climático y que es por ello especialmente importante para España disponer de más información para mejorar las predicciones climáticas a largo plazo. El lanzamiento del Aeolus estaba programado para este martes desde la base que la Agencia Europea del Espacio (ESA) tiene en Kuru (Guayana francesa) pero han sido precisamente los fuertes vientos previstos en la zona los que han obligado a aplazar la salida del nuevo satélite europeo. Aeolus y los vientos a la hora En cifras, la construcción del Aeolus se ha prolongado durante 16 años; orbitará a 320 kilómetros de la Tierra; pesa 1.360 kilos; su misión se prolongará durante al menos tres años; es el quinto satélite europeo dedicado específicamente a explorar y conocer la Tierra; y será capaz de proporcionar cien perfiles de viento a la hora. Rubén del Campo ha subrayado que la realización de esos perfiles de viento en la troposfera, capa de la atmósfera donde se producen la mayor parte de los fenómenos meteorológicos) y en la baja estratosfera contribuirá a reducir la carencia de datos que existe en la actualidad, y ha destacado que será información en tiempo casi real. El satélite, ha precisado Rubén del Campo, será capaz de medir vientos con una precisión de hasta dos metros por segundo en la troposfera, y que esa precisión será de hasta un metro por segundo desde la superficie de la Tierra hasta una altitud de 2 kilómetros. Respecto a las predicciones a corto plazo, el meteorólogo ha señalado que sus datos serán muy valiosos en latitudes extratropicales del hemisferio sur, donde todavía hay -ha señalado- una carencia importante de datos de viento, medidos con instrumentos convencionales. En el hemisferio norte hay más datos, pero el portavoz de la Aemet ha observado que existen todavía "lagunas" que provocan ocasionalmente errores en los pronósticos a corto plazo, sobre todo en el caso de las borrascas muy fuertes como las que se originan a partir de "ciclogénesis explosivas". España, además de miembro fundador de la ESA, es miembro del Centro Europeo de Predicción a Medio Plazo, que se encarga del desarrollo y mejora de los modelos de predicción numérica del tiempo, ha recordado el meteorólogo, y ha destacado en este sentido la importancia de los datos que aportará el satélite. Además, en el caso de España, Aeolus ayudará a realizar una mejor predicción local de los episodios de vientos intensos, y cuando se prevea el acercamiento de una borrasca que traiga fuertes vientos se podrá conocer con más exactitud cómo afectarán esos vientos a áreas pequeñas. España, un país con relieves complicados Rubén del Campo ha destacado que eso es "especialmente importante" para un país con una orografía tan complicada como España, y ha señalado que contribuirá además a conocer mejor la dinámica de la atmósfera y del transporte de partículas como aerosoles. España es un país que se ve a veces afectado por la llegada de polvo en suspensión procedente del norte de África, ha observado Rubén del Campo, y ha destacado la importancia de mejorar los pronósticos sobre la llegada de ese polvo, que puede afectar a la salud de personas con problemas respiratorios, o de las "lluvias de barro" que pueden afectar a la agricultura.
>> Leer más

La historia de la vida de la Tierra, contada a través de genomas y fósiles ()
EFE Sin la información aportada por los datos de los genomas no se hubiera podido llevar a cabo el estudio. La agencia espacial NASA revela imágenes nocturnas del planeta Tierra. Un estudio llevado a cabo por científicos de la Universidad Británica de Bristol nos explica 'la historia de la vida en la Tierra', desde su origen hasta nuestros días. El estudio, explicado de manera lineal gracias a una combinación de datos de genomas y fósiles, buscaba mostrar la evolución del planeta "como un todo", a pesar de que el registro fósil de la vida temprana está "extremadamente fragmentado y deteriorado", según explican los autores. "El problema con el primer registro fósil de la vida es que es muy limitado y difícil de interpretar: un nuevo análisis cuidadoso de algunos de los fósiles más antiguos ha demostrado de hecho que son cristales, no fósiles", señaló la responsable del estudio, Holly Betts. No obstante, los fósiles no fueron los únicos elementos analizados para unir todos estos años de evolución. "Los fósiles no representan la única línea de evidencias para comprender el pasado. Existe un segundo registro de vida preservado en los genomas de todos los seres vivos", agregó el profesor Philip Donoghue, coautor de la investigación. Los responsables del estudio decidieron combinar los datos fósiles y de genomas para desarrollar una escala de tiempo sobre la historia de la vida en la Tierra sin que esta dependiera de la edad "siempre cambiante" de las evidencias fósiles. "Combinando esta información, pudimos usar un enfoque llamado 'reloj molecular', el cual se basa en la idea de que el número de diferencias existentes entre los genomas de dos especies vivas (por ejemplo, un ser humano y una bacteria), son proporcionales al tiempo transcurrido desde que compartieron un ancestro común", dijo el investigador Tom Williams. Según el profesor David Pisanim, los resultados indicaron que "dos linajes de vida primarios surgieron hace 1.000 millones de años después del último antepasado común universal, conocido como LUCA, el cual es el hipotético primer ser vivo del que descienden todos los existentes". "Usando este enfoque pudimos demostrar que LUCA ya existía hace 4.500 millones de años, no mucho después de que la Tierra impactara contra el planeta Theia (Tea), el acontecimiento que llevó a su esterilización y a la formación de la Luna", agregó.
>> Leer más

Descubren una nueva especie de caballito de mar del tamaño de un grano de arroz ()
20MINUTOS.ES Hasta la fecha se habían descubierto en Japón cuatro especies de caballitos de mar chiquitos, pero ahora han detectado una quinta: Hippocampus japapigu. Mide tan solo 15 milímetros de largo. Un caballito de mar Hasta el momento se habían descubierto en aguas de Japón cuatro especies de caballitos de mar enanos. Según un artículo publicado en National Geographic, los investigadores han encontrado ya la quinta, a la que se ha denominado Hippocampus japapigu. El segundo nombre proviene de la expresión inglesa 'cerdo japonés', y se debe al hecho de que a sus descubridores les pareció que tenía cierta semejanza con un cerdo nipón. Esta nueva criatura llama la atención por su minúsculo tamaño, ya que es tan diminuta como un grano de arroz. Esto, unido a una red de líneas blancas que esconden su rostro y gran parte del cuerpo, le ayuda a camuflarse de los depredadores. El Hippocampus japapigu vive en las aguas poco profundas, entre 2 y 20 metros, y su alimentación se basa en el pláncton. Los autores del descubrimiento están convencidos de que aún quedan por descubrir más variedades de caballitos de mar enanos, según el artículo del National Geographic. La nueva especie ha pasado desapercibida ante los ojos de los investigadores, debido a que los miembros del Hippocampus japapigu son tan pequeños que su longitud no supera los 16 milímetros con el cuerpo completamente estirado. Los biólogos lo han llegado a confundir con alguna de las otras especies de caballitos de mar pigmeos que habitan en las aguas de la costa de Jap ón a profundidades de entre 5 y 22 metros. El Hippocampus japapigu muestra un fantástico modelo de colores que le permite camuflarse entre los corales y algas donde habitan. La seña de identidad de esta especie es una retícula de líneas blancas que cubren la piel de la cara, parte de la espalda y cola. Tan pequeño como un grano de arroz, este caballito de mar pigmeo recién descubierto es una preciosidad. Bautizado como Hippocampus japapigu, este adorable 'cerdo japonés es muy pequeñito, tiene alrededor de 15 milímetros de largo y una coloración espectacular. #picoftheday pic.twitter.com/Sq0jTCRCQq — MUY Interesante (@muyinteresante) 14 de agosto de 2018 This colorful pygmy seahorse has just been identified as a distinct species https://t.co/Bxm7QkxYoT pic.twitter.com/yGXtkSx55a — National Geographic (@NatGeo) 13 de agosto de 2018
>> Leer más

Nuevas pruebas contradicen la teoría sobre la desaparición de la civilización de la Isla de Pascua ()
EFE La Isla de Pascua y los misterios más remotos del planeta. Isla de Pascua Un grupo de científicos ha disputado la tradicional narrativa del colapso de la antigua sociedad de la misteriosa Isla de Pascua, que sugiere que desapareció por batallas internas, de acuerdo a un estudio publicado en la revista especializada Journal of Pacific Archaeology. La teoría consensuada hasta ahora sostiene que la población de esa isla desapareció en la década de 1860 por una serie de episodios devastadores, incluyendo luchas internas y el abuso de sus recursos naturales. Sin embargo, un equipo internacional de investigadores analizó la composición química de las herramientas utilizadas para crear las icónicas estatuas monolíticas de piedra de la isla y encontró pruebas de una civilización "sofisticada en la que las personas colaboraron y compartieron información". El autor principal, Dale Simpson, arqueólogo de la Universidad de Queensland (Australia), sostiene que la idea de la competencia desenfrenada y el colapso en la Isla de Pascua "puede haber sido exagerada" por otras investigaciones. "Para mí, la industria de talla de piedra es una prueba sólida de que hubo cooperación entre las familias y los grupos artesanales", declaró Simpson, contrariamente a lo establecido anteriormente sobre esta isla de Chile ubicada en la Polinesia, en medio del océano Pacífico. Existen en la isla casi mil de estas esculturas, conocidas como moáis, que representan a importantes antepasados y que pueden llegar a medir hasta 21 metros de altura. Para su estudio, los investigadores examinaron herramientas hechas de basalto de piedra volcánica encontradas durante las recientes excavaciones de cuatro estatuas en la región de Rano Raraku, la cantera de la que se sacó el material. Los resultados del análisis químico de estas herramientas, conocidas como toki, sugieren un alto nivel de colaboración en la fabricación de las estatuas. "La mayoría de los toki provenían de un complejo: una vez que la gente encontraba la cantera que les gustaba, se quedaba con ella. Para que todos usen un tipo de piedra, creo que tuvieron que colaborar y por eso tuvieron tanto éxito", relató Simpson. El autor principal argumentó que este nivel de cooperación a gran escala contradice la narrativa popular de que los habitantes de la isla se quedaron sin recursos y se destruyeron a sí mismos mediante guerras, aunque no ofreció una teoría alternativa sobre el fin de esta civilización.
>> Leer más